menú responsive
ESPAÑA | Plataformas
-/5 | 0 votos

Cuyos resultados han sido presentados por la ESA

SENER contribuye a la misión espacial Planck

23/03/2013

(infoespacial.com).- El telescopio espacial Planck, de la Agencia Espacial Europea (ESA), en el que el grupo de ingeniería y tecnología español SENER ha tenido una participación fundamental, ha elaborado el mapa más detallado hasta la fecha del fondo cósmico de microondas – la radiación fosilizada del Bing Bang – desvelando características inexplicables de la formación del Universo.

“Esta exitosa misión ha sido posible, en gran medida, gracias al sistema de Control de Actitud y Órbita (AOCS/GNC) del que SENER ha sido responsable, y en el que se han incorporado numerosas innovaciones” afirma el director de Espacio de la compañía, Diego Rodríguez.

Según ha comunicado la ESA, la importancia de la misión de Planck ha quedado de manifiesto con este primer mapa del Universo primitivo - que se remonta unos catorce mil millones de años, hasta el principio del tiempo y el espacio tal y como lo conocemos actualmente - que ha quedado trazado con una precisión altísima, y que permitirá confirmar el modelo cosmológico estándar y fijar una nueva referencia en nuestro inventario del Universo.

Apuntamiento preciso

Dentro del consorcio de empresas que participan en esta misión, SENER ha sido responsable del sistema completo AOCS/GNC de la nave Planck. El AOCS es uno de los sistemas más críticos para el funcionamiento del vehículo, pues se encarga de llevar al satélite a las posiciones deseadas (control orbital), mantenerlo con los perfiles de apuntamiento y estabilización adecuados (control de actitud) y realizar las maniobras orbitales y reapuntamientos necesarios, además de corregir cualquier desviación que se produzca.

“El sistema de estabilización espinada que se usa en Planck ha permitido obtener información a lo largo de un anillo completo de la esfera celeste en cada giro completo del vehículo sobre sí mismo, lo que ha hecho posible completar el mapa exhaustivo del Espacio profundo que Planck acaba de ofrecer a la comunidad científica” afirma Diego Rodríguez.

El responsable de Espacio de la compañía señala que “el continuo y lento movimiento de rotación del satélite ha sido posible al combinar de forma novedosa tecnologías de estabilización en espín con tecnologías de vehículos estabilizados en tres ejes, con un nivel de autonomía y capacidad de decisión a bordo sin precedentes en una misión espacial”.

El apuntamiento del satélite y del telescopio, así como su barrido, están medidos, determinados y controlados por el sistema del que SENER es responsable y que incluye equipos sensores, ordenador, lógica de decisiones, software y equipos actuadores para su control. El sistema  es uno de los componentes más críticos en cualquier satélite y uno de los mas complejos y delicados.

AOCS/GNC es imprescindible para que el satélite pueda ser utilizado y determina, además, la calidad de funcionamiento de la sonda. Esta dependencia hace que el sistema se diseñe de forma que resista cualquier fallo y, así, se pueda garantizar la operatividad de la misión incluso con equipos inoperativos.

Retos

Según comenta la compañía, como responsable del diseño, desarrollo y verificación del AOCS/GNC de Planck, SENER ha afrontado importantes retos y ha introducido varias innovaciones en el sistema: amplia autonomía a bordo, que capacita al satélite para realizar la toma de decisiones y las tareas de determinación y control sin intervención de los centros de control en tierra (hasta la fecha, los satélites estabilizados en espín, esto es, a través de un movimiento de rotación constante, se controlan en bucle abierto desde tierra).

También es relevante la capacidad del sistema para realizar un muy amplio rango de maniobras orbitales en cualquier dirección del espacio sin necesidad de reorientación del satélite. Por otra parte, Planck es el primer satélite europeo ‘estabilizado en espín’ que incorpora sensores de estrellas de tipo cámara (con detección de estrellas muy débiles y en movimiento).

 

 

Después de la gran explosión

La imagen ahora presentada por la ESA está basada en los datos recogidos durante los primeros 15.5 meses de observaciones de Planck, y es su primer mapa a cielo completo de la luz más antigua del Universo, grabada en el firmamento cuando éste apenas tenía 380.000 años.

Por aquel entonces, el Universo primigenio estaba formado por una sopa caliente de protones, electrones y fotones que interactuaban a unos 2.700°C. La primera luz surgió cuando los protones y los electrones comenzaron a juntarse para formar átomos de hidrógeno. A medida que el Universo se continúa expandiendo, esta radiación se ha ido desplazando hacia las longitudes de onda de las microondas, el equivalente a una temperatura de 2.7 grados por encima del cero absoluto.

Este fondo cósmico de microondas (CMB, por sus siglas en inglés) muestra pequeñas fluctuaciones en la temperatura que se corresponden con regiones que presentaban una densidad ligeramente diferente en los primeros instantes de la historia del Universo: las semillas de todas las estructuras, estrellas y galaxias, que vemos hoy en día.

Según el modelo cosmológico estándar, estas fluctuaciones se produjeron inmediatamente después del Big Bang, y crecieron hasta alcanzar una escala cósmica durante un breve periodo de expansión acelerada conocido como inflación.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje