menú responsive
ESPAÑA | Plataformas
-/5 | 0 votos

Sistema financiado por la UE

La estación de Maspalomas entra en el servicio de búsqueda y rescate de Galileo

17/11/2014

(infoespacial.com)  Un trío de estaciones situadas en tres islas -una de ellas Gran Canaria- está listo para recibir las llamadas de socorro vía satélite desde Europa y sus aguas vecinas.

La red terrestre del servicio de búsqueda y rescate (SAR) de Galileo acaba de pasar su principal examen con el objetivo de salvar vidas.

Las instalaciones se encuentran en la isla noruega de Spitsbergen, en el Ártico; en Maspalomas, en las islas Canarias; y en Larnaca en Chipre, formando un triángulo que engloba al Viejo Continente. Las tres estaciones están coordinadas y supervisadas por el centro de control emplazado en Toulouse, Francia.

Cada lugar está equipado con cuatro antenas capaces de detectar llamadas de socorro repetidas por satélites que se encuentran en órbitas a media altura (MEO), incluidos 14 plataformas GPS, dos Galileos europeas y una Glonass rusa.

Spitsbergen, Maspalomas y Larnaca están conectadas para operar conjuntamente de forma que las 12 antenas pueden orientarse juntas. Una prueba realizada este verano confirmó la eficacia del sistema.

“Esta nueva infraestructura de búsqueda y rescate, diseñada por la ESA y financiada por la UE como parte de Galileo, es nuestra aportación al sistema Cospas-Sarsat, el sistema de rescate basado en satélites más antiguo y grande del mundo”, explica Fermín Álvarez López, de la ESA.

Fundado por Canadá, Francia, la Unión Soviética y Estados Unidos, Cospas–Sarsat es un sistema global satelital que detecta con rapidez llamadas de emergencia y transferirlas a las autoridades locales oportunas. Desde su creación en 1979, ha ayudado a rescatar a más de 35.000 personas.

Las balizas  de Cospas–Sarsat están disponibles a la venta y se activan en caso de emergencia desde tierra, mar o aire. Los repetidores satelitales reciben y amplían la señal de las balizas y la retransmiten a las estaciones terrenas, quienes a su vez identifican la localización aproximada de la señal y pasan esa información a las autoridades de rescate.

“Hasta ahora, Cospas–Sarsat se basaba en satélites a baja y alta órbita. Pero las órbitas medias como la de Galileo son mejores: combinan un amplio campo de visión con un fuerte efecto Doppler, lo que hace más probable que la señal de socorro sea localizada con rapidez y precisión”, añade Fermín.

La amplia cobertura también significa que se necesitan menos estaciones terrestres: con sólo tres se cubre todo el área de servicio europeo.

Una vez completadas las estaciones, comenzó la prueba, explica Igor Stojkovic, ingeniero de búsqueda y rescate: "Hemos estado demostrando que el sistema funciona como era necesario, antes de entregarlo a su operador, que forma parte de la agencia espacial francesa CNES de Francia, en diciembre antes de que entre en servicio a partir de 2016", dijo.

Foto: ESA

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje