menú responsive
ESPAÑA | Seg. Terrestre
-/5 | 0 votos

Soria, ausente en la reunión de Luxemburgo

El Consejo Ministerial de la ESA da luz verde a la construcción de los nuevos cohetes Ariane 6

02/12/2014

(infoespacial.com) Luxemburgo.- Buenas noticias desde Luxemburgo. El Consejo Ministerial de la Agencia Espacial Europea (ESA), celebrada hoy 2 de diciembre en la capital del Gran Ducado, ha estado a la altura de las circunstancias. El director general de la Agencia, el frances Jean-Jacques Dordain, calificó la reunión de “gran éxito”. Y no es para menos. En primer lugar los representantes europeos -con la ausencia del ministro de Industria español, José Manuel Soria- aprobaron un paquete de 5.900 millones de euros para la fabricación de una nueva generación de lanzadores -el Ariane 6 y el Vega C-, para la exploración del espacio profundo (destino Marte) y para el mantenimiento de la Estación Espacial Internacional (ISS).

Para los cohetes y sus nuevas versiones, los responsables políticos se comprometieron a poner 8.200 millones de euros durante los próximos 10 años. El primera lanzamiento del Ariane 6 se producirá en 2020. Para el laboratorio orbital que la ESA comparte con Estados Unidos, Rusia, Japón y Canadá, se destinarán 820 millones de euros. Y finalmente se ha conseguido suficiente financiación para la ambiciosa misión ExoMars que enviará un rover en 2018 a la superficie del Planeta Rojo.

Para el Ariane de nuevo cuño, que tendrá dos versiones, dependiendo del peso de sus cargas útiles, se destinarán 4.000 millones de euros, de los que la mitad será aportada por Francia y Alemania. Los 20 países miembros de la ESA más Canadá tendrán que aportar 3.800 millones de euros para la realización del nuevo proyecto, incluida la evolución del pequeño lanzador de la gama europea Vega.

Habrá una versión pesada del Ariane 6, -con cuatro cohetes impulsores P120 de combustible sólido; dos motores Vulcain de combustible líquido para la fase principal del cohete, y un propulsor Vinci para la fase superior--, que podrá levantar hasta 11 toneladas y situarlas en una Órbita Geosíncrona de Transferencia (GTO), con capacidad de lanzamiento sencilla y dual y un coste de 85 millones de euros.

La versión ligera --con 2 motores impulsores para el despegue y mismo sistema impulsor en la fase central y superior-- será capaz de levantar hasta 7 toneladas hasta la órbita GTO con capacidad de lanzamiento sencilla por 65 millones de euros.

Aunque se espera que el lanzador tenga menores costes de producción estimada recurrente, se ha proyectado para tener un coste de desarrollo global superior, debido a la necesidad de una nueva plataforma de lanzamiento dedicada al nuevo cohete.

La conferencia de prensa posterior a la Conferencia Ministerial se celebró antes de lo visto como consecuencia de la rapidez de la aprobación de las tres resoluciones que estaban sobre la mesa, fruto de un acuerdo previo alcanzado entre Francia y Alemania a propósito del Ariane 6.

El primer ministro francés, Manuel Valls, calificó la decisión del Ariane 6 como "grande y bella” que “va a escribir un nuevo capítulo de la historia espacial”.

El presidente de la Agencia Espacial Francesa (CNES), Jean-Yves Le Gall, también estaba eufórico: “Unida, la Europa espacial sale victoriosa de la reunión de Luxemburgo, Hemos ya vivido una año 2014 verdaderamente histórico al ritmo de la fantástica epopeya de Rosetta, a la que ha contribuido el CNES, y ha conocido su colofón en el aterrizaje exitoso de Philae, el 12 de noviembre, un éxito que ha suscitado la admiración mundial”, dijo.

Para Airbus Defence and Space, esta cumbre quedará registrada en la historia como un "audaz paso adelante para el espacio europeo". "Las decisiones del día de hoy darán un nuevo impulso a la industria de lanzadores, que forma la base de todas las actividades de espacio, pero también a todo el sector espacial en Europa y a sus miles de trabajadores, quienes aportan todos sus conocimientos y pasión para que la industria siga avanzando". Así se expresó el director de Space Systems, François Auque.

En lugar del ministro Soria, estuvieron presentes en la cumbre Begoña Cristeto, secretaria general de Industria y de la PYME (que salió en la foto oficial de familia), y Elisa Robles, directora general de Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI).

Según  el Ministerio de Industria, durante la reunión, España se ha comprometido a contribuir al lanzador Ariane 6 con 182 millones de euros, una inversión que se realizará a lo largo de su ciclo de vida. Nuestro país aportará 46 millones a otros programas de lanzadores y 17 millones al mantenimiento de la ISS.

Industria ha explicado que España contribuirá a programas "para los que la ESA solicitó fondos en el anterior Consejo de 2012 y en los que España no pudo contribuir ante la situación económica de dicho año". Entre otros, se destinarán 20 millones para el desarrollo de un sistema nacional de vigilancia espacial, 25 millones para la constelación de satélites de observación terrestre Copérnico y 12 millones para misiones científicas futuras. En exploración espacial destinará 10 millones para la misión a Marte Exomars y para actividades tecnológicas preparatorias para futuras misiones.

Durante el Consejo de Luxemburgo se ha acordado también que España organice el Consejo Ministerial de la ESA previsto para 2019. El próximo se celebrará en Suiza en 2016.

Foto: ESA

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje