menú responsive
ESPAÑA | Misiones
-/5 | 0 votos

DustCube

La Universidad de Vigo participa en una misión de la ESA y la NASA para desviar un asteroide

04/11/2015 | Madrid

La Agrupación Aeroespacial de la Universidad de Vigo ha logrado un nuevo hito. El equipo coordinado por el profesor Fernando Aguado acaba de firmar un contrato con la Agencia Espacial Europea (ESA) para el proyecto AIM (Asteroid Impact Mission), el primer programa de defensa espacial del organismo europeo.

Esta misión pretende poner en práctica técnicas de desviación de un asteroide y realizar tareas de investigación sobre la superficie del objeto espacial. En octubre de 2020, el satélite de 700 kilos de peso despegará para estudiar el asteroide binario Didymos.

En su interior, este ingenio espacial llevará dos pequeños satélites de tres unidades de cubesat y varios experimentos para realizar mapas en 3D, incluyendo uno con un sistema que se posará en la superficie de la luna del asteroide para tomar muestras y fotografías, el Mascot 2.

Didymos es un asteroide binario, es decir, un cuerpo espacial con un asteroide principal y otro que orbita en torno a él, a modo de luna. El más grande tiene 1,5 kilómetros de diámetro y la luna, conocida como Didymoon, 10 metros de diámetro.

AIM es la primera parte de una misión espacial denominada AIDA que completará la NASA con el lanzamiento en julio de 2021 de una sonda de choque contra esta luna, DART, para intentar modificar la trayectoria de la órbita del asteroide y construir modelos de impacto que puedan servir para desviar en un futuro cuerpos que se dirijan a la Tierra.

DustCube

El proyecto en el que trabajará la Universidad de Vigo es el DustCube, un cubesat situado a una distancia de entre dos y cuatro kilómetros del asteroide, que se encargará de analizar los fragmentos de polvo y rocas que emergen después de la colisión (tamaño, forma, densidad…) y la composición mineral de los fragmentos, proporcionando a los científicos mucha información sobre el origen del asteroide.

El envío de este satélite también permitirá medir la degradación de las comunicaciones ópticas entre la nave AIM y la Tierra provocadas por la nube de polvo, así como probar un sistema de comunicación entre satélites, ya que el tamaño de los cubesats obliga a enviar una señal a la AIM para que esta la rebote a una estación terrestre.

AIDA es una misión histórica, ya que será la primera vez que un cubesat orbite alrededor de un asteroide y el primer intento de intentar desviar de su órbita un cuerpo del sistema solar. En definitiva, un ensayo para tener disponible toda la tecnología necesaria en el caso de que el futuro de la Tierra estuviera en peligro por el posible impacto de un satélite.

Foto: ESA

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje