menú responsive
ESPAÑA | Seg. Terrestre
-/5 | 0 votos

VIL-4

ESAC jubila tras 40 años una de sus antenas espaciales más emblemáticas

18/11/2015 | Madrid

El Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC) de la Agencia Espacial Europea (ESA) en Villanueva de la Cañada, a unos 30 kilómetros de Madrid, ha iniciado el proceso de desmontaje de la antena VIL-4, tras alcanzar el final de su vida útil.

El paisaje de uno de los centros más importantes de la ESA cambiará con el cese de las actividades de esta antena de 12 metros de diámetro que se utilizaba para comunicarse con los satélites de la agencia espacial en el espacio o en la órbita terrestre. Estos trabajos continuarán a través de la antenas VIL-1 y VIL-2 de 15 metros, en el caso de esta última plenamente operativa.

VIL-4 se empleaba para probar nuevas tecnologías de comunicación. Durante los próximos días, los técnicos procederán a separar el disco parabólico de la base y a depositarlo en el suelo, para posteriormente dividir sus partes y transportarlo.

En su origen en 1975, la antena VIL-4 se diseñó en banda Ku, sin embargo se realizaron modificaciones para poder adaptarla a la banda C de 4 a 6 GHz. Esta versión fue la que utilizó en 1987 el programa MARECS (Satélite de comunicaciones marítimas europeas).

Quince años después, cuando finalizó este programa, la antena se actualizó para funcionar en las bandas X y Ka, lo que hizo que fuera posible utilizarla como banco de pruebas para validar la aplicación de esta innovación tecnológica en futuras misiones en el espacio profundo.

Su primera tarea consistió en comunicarse con la primera misión de la ESA en la Luna, SMART-1, por medio del transpondedor experimental KaTE a bordo de la nave. Para poder hacerlo, fue necesario actualizar la antena VIL-4 de modo que pudiera proporcionar una precisión de apuntado de 0,001 grados. Esto obligó a la creación de nuevas técnicas que pudieran cumplir con estos exigentes requisitos. 

En la actualidad, las tecnologías desarrolladas con VIL-4 están presentes en todas las antenas de la ESA en el espacio profundo; en New Norcia (Australia), Malargüe (Argentina) y Cebreros (España), y también se emplean en los sistemas de banda X de la ESA en New Norcia y Malindi (Kenia).

Sin embargo, después de décadas de ampliar las fronteras de la tecnología de comunicación de satélites, esta venerable antena ha cumplido ya de sobra con su propósito. Los cambios en la manera en la que se diseñarán y se operarán futuras misiones provocan que la antena VIL-4 ya no sea una parte integral de la red ESTRACK de seguimiento de satélites de la ESA, así que se ha tomado la decisión de desmontarla.

Foto: ESA

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje