menú responsive
ESPAÑA | Instituciones
-/5 | 0 votos

Entrevista Infoespacial

R. Harillo (Aedae): "Espaa debe dotarse de herramientas para promocionar su actividad espacial"

Vicepresidente de la divisin espacio de Aedae, Rafael Harillo. Foto: Aedae.

Vicepresidente de la divisin espacio de Aedae, Rafael Harillo. Foto: Aedae.

17/09/2019 | Madrid    1

Marta Blanco Snchez

La Asociación Española de Derecho Aeronáutico y del Espacio (Aedae) tiene el objetivo de estudiar, promover, actualizar, divulgar y asesorar en temas de derecho espacial y aeronáutico a través de sus miembros a la industria española. Con la ausencia de una ley espacial en España, esta asociación tiene la labor de informar y asesorar a sus asociados sobre las limitaciones del sector.

El vicepresidente de la división espacio de Aedae, Rafael Harillo, se encarga de toda esta labor y ha conversado con Infoespacial.com para dar a conocer con detalles todo el trabajo de la asociación y cómo es de importante que España tenga una ley espacial.

¿Qué papel tiene la Aedae?

La Aedae se constituyó inicialmente en 2006, si bien es en 2018 cuando se le da un nuevo impulso adaptándola a la normativa vigente, reformando sus cargos, creando una web que enlaza a un blog destinado a normativa y sobre todo iniciando una exitosa campaña de búsqueda de asociados que ha hecho aumentar su número de manera significativa en el último año. Los fines principales de Aedae son el estudio, la promoción, la actualización, la divulgación y la asesoría en temas de derecho espacial y aeronáutico a través de sus miembros. El poder contribuir en coordinar todos los agentes del sector en busca de metas comunes de forma organizada y participativa es fundamental.  

¿Colaboráis con empresas espaciales?

Aedae busca hacerse presente en el sector, tanto a nivel individual como con las organizaciones en las que se encuadran dichas empresas. La idea es convertirse en referente para poder organizar actividades comunes del interés del sector. Asimismo, una de las principales funciones pasará por la organización de conferencias y eventos relacionados con la materia, como han sido los cursos sobre legaldrone y la normativa española sobre los requisitos para poner en órbita satélites en las que han participado ponentes de empresas espaciales.

¿Cómo de importante es la existencia de asociaciones como esta para el sector espacial?

Creemos que es importante que los profesionales del derecho aeronáutico y espacial tengan un foro común en el que colaborar, obtener información, realizar cursos y mantener un pulso ágil y actualizado del sector. Al tratarse de una materia tan especializada, foros mas generalistas deben ser complementado por los especiales que puedan dar servicio a estos profesionales y por extensión a las empresas en las que prestan servicios. La labor de formación continua es también muy relevante, ya que el tener acceso a reputados profesionales con capacidad de compartir sus conocimientos y tanto reforzar los que ya tienen los más veteranos como ayudar a formar a los más noveles es clave para disponer de equipos formados y actualizados. Asimismo, la labor de la asociación como interlocutor de otras asociaciones, administraciones públicas, universidades y empresas es fundamental para potenciar metas que requieren de actuaciones conjuntas y coordinadas. Todas las asociaciones son relevantes y es de desear una mayor coordinación y colaboración entre las mismas, ya que, habida cuenta de que el número de profesionales del sector en España no es muy elevado, el hecho de que estén en contacto y compartan conocimientos es muy importante.

¿Creen necesaria la creación de una ley espacial en España?

Sin lugar a duda. Si observamos el entorno legislativo de los países cercanos (y no tan cercanos), vemos que, progresivamente, se han ido dotando de cuerpos normativos de diversas características para el desarrollo de su actividad espacial. En algunos casos se están incluso convirtiendo en un motor de la iniciativa internacional para actualizar y adaptar la legislación basada en los tratados creados en los sesenta y setenta que, en determinados aspectos, se queda obsoleta frente a la realidad. Si bien en España se ha hecho un buen trabajo gracias a los profesionales del sector y de las administraciones, la creación de una ley espacial vendría a dotar a España de una herramienta muy valiosa para dar seguridad jurídica a muchas iniciativas, tanto nacionales como extranjeras que quieran desarrollarse en nuestro país. Cuando el volumen de operaciones es reducido, una actuación ad hoc puede ser suficiente, pero nunca seria eficaz en el caso de tener que dar amparo a una creciente actividad. La eclosión de la actividad New Space, la cada vez más cierta consideración de la órbita baja terrestre como una nueva zona económica de desarrollo e iniciativas de todo tipo así lo aconsejan. Dentro de las diversas posibilidades de legislar la materia, desde la más reducida a la más extensa, hay un elemento fundamental que no debe faltar: el de promoción y fomento de las actividades espaciales. No debemos entender la norma espacial solo como un nuevo conjunto de obligaciones y la creación de un entramado burocrático aplicable a la materia; al revés: lo óptimo seria una norma que, antes de nada,  incentive el desarrollo de empresas y actividades espaciales de todo tipo, fomentando esta industria y dotándola de ventajas de financiación, fiscales, educativas y, como no, orquestando sistemas y procedimientos que, dotando de la ya referida seguridad jurídica, constituyan un sistema ágil de autorizaciones , control y seguridad que beneficie a todos.  En base a las capacidades existentes en España, no debemos quedarnos atrás en este sector, en el que tenemos una mas que demostrada capacidad.

¿Y en Europa?

Europa organiza su actividad espacial en dos niveles: la Agencia Espacial Europea (ESA), como organización internacional que incluye incluso algunos países extraeuropeos y sigue su propia normativa en materia de diseño de operaciones, retorno industrial, etc, y la Unión Europea, en base a las competencias del artículo 189 del tratado de Lisboa y por medio, básicamente, del Consejo de Competitividad. El citado artículo 189 del tratado de Lisboa (TFUE) explícitamente determina que si bien Parlamento y Consejo establecerán una política y programa espacial europeo, queda excluida la armonización de las disposiciones legales en la materia de los Estados miembros. Por lo tanto, hoy por hoy no cabe habar de Ley Espacial Europea, pero si de política espacial europea. Incluso existen reuniones periódicas del denominado Consejo de Espacio que incluye y coordina la UE y la ESA.

¿Qué otros elementos considera importantes en el sector espacial español?

Creo que España como país debe dotarse de una serie de herramientas para promocionar y fomentar la actividad espacial y colocarnos en el lugar que por la valía de sus profesionales y experiencia merece. Sin duda la Ley es relevante por los argumentos expuestos, pero habría otros elementos a tener en cuenta en la misma línea: la creación de un centro espacial que haga las funciones de la tan debatida agencia, para coordinar actividades y unificar esfuerzos: toda la experiencia de los diversos organismos que hasta la fecha han venido trabajando en la actividad espacial española (CDTI, INTA, Comisión interministerial)  bien se podrían organizar de esta manera, aglutinando a los valiosos profesionales y buscando el adecuado organigrama que lo ponga todo en valor como se merece.

¿Hay otros elementos?

Otro de los elementos claves es disponer de una formación de alto nivel, con programas de estudios de primer rango internacional que preparen profesionales del sector perfectamente formados y en consonancia con la realidad internacional. La creación de un ecosistema favorable al desarrollo de la actividad aeroespacial, en sus versiones industriales y científicas, con énfasis en los programas a largo plazo de política espacial,  políticas que no deben ser nunca improvisadas y que deben estar, en todo caso, por encima de consideraciones políticas sesgadas. Se hace en este sentido un llamamiento a partidos e instituciones para, en este tema, tener una visión de Estado y conjunto y seguir progresando. Finalmente, debe existir concienciación entre la opinión pública. El espacio es importante para todos, pero muchas veces se ve como algo lejano y que no nos afecta, como si todos los beneficios de los que a diario disfrutamos no fueran el resultado de la inversión llevada a cabo. Muchos de estos beneficios vienen directamente  de desarrollos y aplicaciones derivadas de datos obtenidos o producidos en el espacio, no todo es desarrollar lanzadores, satélites o vuelos  espaciales. Hay que hacer ver que cuando se habla de espacio se está hablando de creación de empresas, puestos de trabajo muy cualificados, inversiones muy rentables y provechosas para todos y, como no, una expansión del conocimiento y de las mejoras de condiciones de vida para muchos. Esa divulgación es esencial.

 

¡Participa con tus comentarios en esta noticia!

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

AÑADE TU COMENTARIO

Publica tu opinión sobre esta noticia.

Nombre*
e-mail*
Comentario*

Comentarios

Nerea
19/09/2019 13:02:39


Totalmente de acuerdo con este hombre.

Responder

Nombre*
e-mail*
Comentario*

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje