OPINIÓN
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Firma Invitada

Begoña Cristeto

Begoña Cristeto es secretaria general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa del Ministerio de Industria.


La evolución de un sector imparable

27/03/2015 | Madrid

Hace 50 años, las dos organizaciones que serían el origen de lo que es hoy la Agencia Espacial Europea comenzaron sus operaciones. Se trataba, por un lado, de la ESRO, un organismo cuyas actividades estarían vinculadas al desarrollo de satélites y, por otro, de la ELDO, que tenía la finalidad primordial de desarrollar el proyecto del gran transportador Europa. Ambas contaban con la participación de España. En 1973, ambas entidades se fusionaron dando lugar a lo que es hoy la ESA, la Agencia Espacial Europea, de la que, por tanto, España es uno de sus miembros  fundadores.

En estos 50 años, la industria española del sector del Espacio ha tenido un progreso espectacular. Las empresas españolas han evolucionado desde la provisión de equipos y subsistemas a fabricar satélites completos.

Esta progresión de la industria es consecuencia de una estrategia por parte de la Administración española de aumentar las capacidades tecnológicas e industriales a través, principalmente, de la inversión en programas de la Agencia Espacial Europea.

El propio sector industrial del Espacio afirma, a través de su Asociación Proespacio, que el papel de los programas de la ESA en la capacitación del sector es fundamental para que las empresas españolas estén en condiciones de optar a mayores contratos, tanto en el marco de los programas públicos (nacionales, europeos o internacionales) como en el mercado comercial.

Como grandes hitos destacables de la industria nacional en los últimos años podríamos destacar:

• En 1989 se crea la empresa Hispasat y en 1992 se lanza el primer satélite español de telecomunicaciones Hispasat 1A.

• En el año 1997 se lanza Minisat, el primer satélite español diseñado y producido en España.

• En el año 2001 se lanza la misión de la ESA Integral. Esta misión contaba, por primera vez, con un investigador principal español y uno de los instrumentos de su carga útil fue diseñado y construido en España.

• En el año 2009 se lanza la misión SMOS. Dicha misión cuenta con un Investigador principal español y el instrumento de esta misión fue diseñado y producido en España.

• En el año 2012 la NASA lanza una misión a Marte con tecnología española: un conjunto de sensores meteorológicos y una antena de alta ganancia.

Así, llegamos a  2014, año en el que se alcanza un máximo histórico en cuanto al número de satélites actualmente en órbita de operadores españoles: siete operados por Hispasat, dos por Hisdesat y otros dos por ElecnorDeimos.

Asimismo, este año ha sido especialmente relevante por los importantes contratos que han obtenido las empresas españolas en el marco de la Agencia Espacial Europea:

• La empresa Airbus Defence and Space ha conseguido, en concurrencia competitiva, la adjudicación de un contrato de 20 millones de euros para el desarrollo de la plataforma del satélite Cheops.

• La empresa SENER ha logrado el liderazgo de la misión Proba-3. Supone un contrato de más de 97 millones de euros, de los que cerca de 40 millones de euros irán a empresas españolas.

• La ESA ha adjudicado a Airbus Defence and Space el desarrollo del Instrumento  ICI, que irá a bordo de los futuros satélites meteorológicos  MetOp-SG  B. El contrato, obtenido en concurrencia competitiva, supone un total de 88 millones de euros.

• España contará en breve con 2 BIC (Business Incubation Centre), en Madrid y Barcelona.

También hay que destacar en 2014 el gran éxito que ha supuesto la consecución de los objetivos de la misión Rosetta de la ESA, en la que la participación de la industria española ha sido fundamental.

Pero la evolución del sector es imparable: en los próximos dos años se lanzarán dos nuevos satélites de observación de la Tierra, Ingenio y Paz, diseñados  y construidos en España  y que supondrán un avance considerable para las capacidades de nuestro país en campos estratégicos como la Seguridad o la vigilancia del medioambiente desde el Espacio.

Así pues, estamos ante un sector muy dinámico y, sin duda, estratégico, que está constituido por un conjunto de más de 30 empresas, reunidas la mayoría de ellas bajo el paraguas de TEDAE, y que factura más de 700 millones de sector exportador, muy competitivo y de alta disponibilidad y valor añadido.

Están cifras colocan a España como un actor clave dentro de la Agencia Espacial  y de la Unión europea. Somos el 5º país europeo por facturación, número de empleos e inversión. Este sector es imprescindible para las economías avanzadas, con impacto en áreas económicas y sociales clave: sistemas de navegación, telecomunicaciones por satélite, meteorología, seguimiento de emergencias, evaluación del cambio climático, gestión del territorio, Seguridad, etcétera.

La importancia del sector y de la participación en la Agencia como vía para fortalecerlo  precisa el compromiso firme del Gobierno español en forma de inversión pública. Tras unos años en los que las dificultades presupuestarias limitaron el apoyo al sector, el Gobierno ha querido retomar este compromiso con la industria Espacial.

Así, el Consejo de Ministros, en su reunión del 18 de julio de 2014, ha aprobado el acuerdo por el que se modifican los límites para adquirir compromisos de gasto para financiar la participación española en programas  espaciales a través de la ESA, llegando hasta los 1.368,50 millones de euros para el periodo 2014-2022.

Este acuerdo ha dado lugar a que en el Consejo Ministerial de la ESA del pasado 2 de diciembre en Luxemburgo, España comprometiera 344 millones de euros para pro- gramas espaciales. La ESA tiene un sistema de garantía del retorno industrial  que asegura a los Estados miembros un retorno de la inversión en contratos con sus propias empresas cercano al 100%. De este modo, estos fondos revertirán en España en forma de contratos para las empresas españolas del sector.

Estos 344 millones en gran parte estarán destinados a financiar la participación española en el futuro lanzador europeo, Ariana 6, en el que la industria española jugará un papel clave gracias a su gran competitividad y el esfuerzo inversor del Ministerio de Industria, Energía y Turismo trabajando en colaboración con el CDTI.

Además, se han comprometido fondos para participar en programas de exploración, observación de la Tierra, telecomunicaciones, tecnología y SSA, con lo que en un futuro inmediato surgirán un gran número de oportunidades en forma de contratos para la industria nacional.

Como conclusión, podemos decir que España puede presumir de una industria espacial en la vanguardia mundial. España debe preservar y fortalecer este activo fruto de un esfuerzo sostenido durante los últimos 50 años. En este sentido, el Gobierno tiene el convencimiento de que el espacio debe continuar siendo un área prioritaria para la inversión pública.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

   
ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje