OPINIÓN
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Perspectivas

Francisco Herranz

Profesor de Redacción en el Máster de Periodismo, Edición, Producción y Nuevas Tecnologías de la Universidad San Pablo-CEU y analista de la agencia de noticias rusa Sputnik. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y Mastér en Comunicación Política y Empresarial en la Universidad Camilo Jóse Cela. Ha trabajado en el diario El Mundo, en la edición española del diario ruso Komsomolskaya Pravda y ha sido editor del portal www.infoespacial.com.

 

 

 

 


Las ventajas de escudriñar la tierra desde el espacio

26/10/2015 | Madrid

Se llama Copérnico, en honor al gran científico polaco del siglo XVI, Mikolaj Kopernik, cuya teoría del universo heliocéntrico se convirtió en la precursora de la ciencia moderna. Copérnico es el nombre del ambicioso programa europeo de observación de la Tierra, donde participan la Comisión Europea (CE), la Agencia Espacial Europea (ESA), la Organización Europea para la Explotación de los Satélites Meteorológicos (EUMETSAT), el Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (ECMWF), la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) y la empresa Mercator Océan

El programa -conocido hasta diciembre de 2012 como Global Monitoring for Environment and Security (GMES)- cuenta con un presupuesto aprobado de unos 4.300 millones de euros para el periodo 2014-2020. Cuando esté completado, el proyecto será el mayor sistema civil de la historia dedicado a escudriñar los rincones del planeta, lo que Bruselas espera que se traduzca en unos ingresos directos e indirectos estimados en unos 30.000 millones de euros. Prevé la utilización de más de 40 satélites de observación terrestre, incluidos los de otras organizaciones no europeas como la NASA o la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), ambas de Estados Unidos. 

¿Es ventajoso escudriñar los rincones del planeta? El Gobierno comunitario estima que sí y confía en ello, pues presupone que Copernico abrirá nuevas oportunidades para la economía y generará nuevos puestos de trabajo. Se estima que podría suponer la creación de 80.000 empleos.

Los principales usuarios de Copérnico serán los responsables políticos (policy-makers), los organismos públicos responsables de los asuntos de medio ambiente y seguridad, y finalmente las empresas. En principio, el acceso a los datos no se limitará a ningún ciudadano. El objetivo es que se ofrezcan completamente gratis y libres, salvo aquellos que sean sensibles por razones de seguridad. La difusión de este gigantesco torrente de información debería permitir que numerosas empresas, especialmente pymes y start-up tecnológicas, puedan utilizarlos para hacer negocios.

Las previsiones apuntan a un retorno de la inversión de 1 a 10, es decir, que por cada euro que se invierta en Copernico se obtendrá 10. Suena impresionante. Y no sólo destaca el aspecto económico y comercial. También existe un componente social muy importante.

El programa Copérnico servirá para mejorar la forma de gestionar el medio ambiente, ayudar a mitigar los efectos del cambio climático y hacer posible la gestación de nuevas aplicaciones y servicios para ciudadanos y empresas. Finalmente salvará vidas en caso de emergencias naturales como terremotos o erupciones volcánicas. Muchas esperanzas y retos que acaban de echar a andar.

Copérnico se estrenó en realidad en abril de 2014 con el lanzamiento del Sentinel-1A. Consta de siete  misiones, cada una de ellas basada principalmente en una constelación de dos satélites:

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

      
ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje