AMÉRICA | Servicios
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

8° Simposio internacional sobre tecnología espacial y sus aplicaciones

La Devida usará el 'PeruSat-1' para identificar plantaciones de coca y pistas clandestinas

20/10/2016 | Lima

Peter Watson

El representante de la agencia estatal Devida (Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas), Marcelino Villaverde Aguilar, realizó en el simposio internacional sobre satélites un diagnóstico de la problemática en torno al tráfico ilícito de drogas y las herramientas que brindará el satélite PeruSat-1, lanzado a órbita el pasado 15 de septiembre, en la identificación temprana de cultivos ilegales de hoja de coca en el territorio del Perú.

De acuerdo a cifras de la Oficina sobre Drogas y Crimen de las Naciones Unidas, el número de muertes relacionadas a las drogas por continente en el 2014 ascienden a 39.200 (61,9 x millón de personas) en África, 52.500 (164,5 x millón) en América del Norte, 5.200 (15,6 x millón) en América Latina y el Caribe, 85.900 (29,6 x millón) en Asia, 9.200 (28,9 x millón) Europa occidental y central, 12.700 (55,9 x millón) en Europa del este y sureste, y 2.500 (101.5 x millón) en Oceanía, lo que hace un total de 207.400 personas fallecidas por las drogas en el año de análisis.

Por otro lado, unas 12 millones de personas alrededor del mundo se inyectan drogas, de las cuales 1,6 millones tienen el virus VIH y seis millones tienen Hepatitis C.

Se estima que en el año 1998 unas 14 millones de personas consumieron un total aproximado de 512 toneladas métricas de cocaína. En el 2007 esas cifras ascendieron a 18,2 millones de usuarios que ingirieron 747 toneladas de esta droga, y en 2014 unos 18,8 millones de usuarios se agenciaron alrededor de 537 toneladas de cocaína. Los delitos conexos más comunes al tráfico de drogas son el rapto, la trata de personas y el lavado de dinero, todas penalizadas en Perú. La droga se contrabandea en múltiples modalidades y se utilizan puertos y aeropuertos, legales o no, para exportar droga.

Perú, la gran plantación

En el Perú, el segundo país en el mundo con mayor presencia de actividades relativas a la cocaína, se calcula que en 2015 se dedicaron unas 40.300 hectáreas al cultivo de hojas de coca, que tienen un potencial productivo de hojas secas de coca de alrededor de 96.304 toneladas métricas, de las cuales 9.000 toneladas tienen demanda para usos legales y la abismal diferencia termina siendo utilizada por el narcotráfico. Ese mismo año se reconvirtieron a otros cultivos unas 2.224 hectáreas de cultivos legales de hoja de coca y se erradicaron 35.868 hectáreas.

Según estudios realizados entre 2009 y 2013, para obtener un kilogramo de cocaína se requieren unos 375 kilogramos de hoja seca de coca.  

Devida es la entidad a cargo de diseñar y dirigir la política nacional de combate al tráfico ilegal de drogas y de los crímenes relacionados. En el 2015 ejecutó un presupuesto de 402.251.513 soles para tales fines. El tipo de cambio vigente es 1 dólar por 3,40 soles.

Las aplicaciones satelitales

Villaverde Aguilar enfatizó que es de sumo interés para Devida el uso de la tecnología satelital para controlar el suministro de drogas e implementar alternativas sustentables en Perú. El objetivo es reducir el número de hectáreas ilegales de cultivo de hoja de coca, promoviendo su reemplazo por opciones comerciales, con infraestructura de soporte, así como eliminar los cultivos de amapola y marihuana.

Asimismo evitar la degradación de los recursos naturales en las áreas donde se realizan cultivos ilícitos, contribuyendo así a la recuperación del medio ambiente.

Actualmente Devida utiliza un software Simdev para descargar imágenes específicas de Google Earth en las que se aprecia las áreas de cultivo y su identificación. Las imágenes son luego confirmadas mediante el uso de aeronaves. Además se adquieren imágenes de satélites Landsat, Aster y Spot. El reciente lanzamiento de PeruSat-1 le facilitará a Devida una valiosa herramienta para la identificación de cultivos.

La idea de la agencia es elaborar una librería de imágenes en las que se identifique y catalogue las firmas espectrales de cada cultivo. Ello se realiza al captar la reflectancia de las plantas en sus distintas etapas de crecimiento, generando así modelos que permitan el monitoreo de actividades ilegales en todo el territorio peruano. También se registrarán las firmas espectrales de los cultivos alternativos.

De esta manera se podrán identificar desde el espacio las plantaciones de coca ilegales con hojas en sus diferentes estados de desarrollo: juvenil, vegetativo y maduro. También se podrá identificar, por zonas, a los campesinos que tengan cultivos ilícitos y elaborar una mejor planificación para las actividades de erradicación.

Detección de pistas clandestinas

Otro de los beneficios de PeruSat-1 será la identificación de pistas de aterrizaje clandestinas, para lo cual se implementará un software que identifique líneas rectas en terreno agreste. La naturaleza multisectorial de las oportunidades que brinda el tener un satélite de observación a disposición se extienden también al combate de la minería ilegal y la tala ilegal de árboles, actividades frecuentemente relacionadas.

El especialista de Devida insiste en que el Estado se debe de ofrecer a la población involucrada en cultivos ilegales otras oportunidades de desarrollo, para evitar la reincidencia y promover la inserción de los campesinos en la economía formal.

Foto: Peter Watson

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje