menú responsive
AMÉRICA | Misiones
-/5 | 0 votos

Misión de la NASA

Parker arroja los primeros datos sobre el comportamiento del Sol


Solar Parker Probe


06/12/2019 | Madrid    0

La sonda Parker Solar Probe de la NASA ha arrojado los primeros datos recabados de su adentramiento al Sol. Estos hallazgos revelan nueva información sobre el comportamiento del material y las partículas que se alejan del Sol, lo que acerca a los científicos a responder preguntas fundamentales sobre la física de la estrella.

En agosto de 2018, la sonda solar se lanzó al espacio y se convirtió en la nave espacial más cercana al Sol. Con instrumentos científicos de vanguardia para medir el entorno alrededor de la nave espacial, Parker Solar Probe ha completado tres de los 24 pases planificados a través de partes nunca exploradas de la atmósfera del Sol, la corona.

La información que Parker ha descubierto sobre cómo el Sol expulsa constantemente material y energía ayudará a los científicos a reescribir los modelos que se usan para comprender y predecir el clima espacial alrededor de la Tierra y comprender el proceso mediante qué estrellas se crean y evolucionan.

El administrador asociado de ciencias en la sede de la NASA en Washington, Thomas Zurbuchen, ha explicado que "observar el Sol de cerca en lugar de hacerlo desde una distancia mucho mayor nos está dando una visión sin precedentes de los fenómenos solares importantes y cómo afectan en la Tierra, y nos da nuevas ideas para la comprensión de las estrellas activas en las galaxias. Es sólo el comienzo de un momento emocionante para la heliofísica con Parker a la vanguardia de los nuevos descubrimientos".

El Sol es magnéticamente activo, desencadenando poderosas ráfagas de luz, inundaciones de partículas que se mueven cerca de la velocidad de la luz y nubes de material magnetizado de miles de millones de toneladas. Toda esta actividad afecta a la Tierra, inyectando partículas dañinas en el espacio donde vuelan los satélites y astronautas, interrumpiendo las comunicaciones y las señales de navegación e incluso, provocando cortes de energía.

El científico del proyecto de Parker Solar Probe en el Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins, que construyó y administra la misión para la NASA, Nour Raouafi, ha indicado que "hemos aprendido mucho sobre nuestra estrella en las últimas décadas, pero realmente necesitábamos una misión como Parker Solar Probe para penetrar en la atmósfera del Sol. Es solo allí donde realmente podemos aprender los detalles de estos complejos procesos solares. Y lo que hemos aprendido solo en estas tres órbitas solares ha cambiado mucho lo que sabemos sobre el Sol".

El viento solar

 

Observado cerca de la Tierra, el viento solar es un flujo de plasma relativamente uniforme, con ocasionales movimientos turbulentos. Pero en ese punto ya ha recorrido más de 90 millones de millas y las firmas de los mecanismos exactos del Sol para calentar y acelerar el viento solar han desaparecido. Sin embargo, Parker ha observado este fenómeno mucho más cerca y lo que ha visto es una imagen muy diferente.

"La complejidad fue alucinante cuando comenzamos a ver los datos", ha detallado el director de la Universidad de California, Stuart Bale. “Desde el punto de vista de Parker, a 15 millones de millas del Sol, el viento solar es mucho más impulsivo e inestable que lo que vemos cerca de la Tierra”, ha proseguido.

El viento solar está formado por plasma, donde los electrones cargados negativamente se han separado de los iones cargados positivamente, creando un mar de partículas que flotan libremente con carga eléctrica individual. Estas partículas que flotan libremente significan que el plasma transporta campos eléctricos y magnéticos, y los cambios en el plasma a menudo dejan marcas en esos campos. Los instrumentos Fields han inspeccionado el estado del viento solar midiendo y analizando cómo los campos eléctricos y magnéticos alrededor de la nave espacial cambiaron con el tiempo, junto con la medición de ondas en el plasma cercano.

Estas mediciones mostraron reversiones rápidas en el campo magnético y chorros de material repentinos y de movimiento más rápido, todas características hacen que el viento solar sea más turbulento. Estos detalles son clave para comprender cómo el viento dispersa la energía a medida que fluye lejos del Sol y por todo el sistema solar.

Juntos, Fields y Sweap, el conjunto de instrumentos de viento solar liderado por la Universidad de Michigan y administrado por el Observatorio Astrofísico Smithsoniano, han medido grupos de curvas en los primeros dos sobrevuelos de Parker Solar Probe. "Se han visto olas en el viento solar desde el comienzo de la era espacial, y asumimos que más cerca del Sol las olas se volverían más fuertes, pero no esperábamos verlas organizarse en estos picos de velocidad estructurados coherentes", ha el investigador principal de Sweap, Justin Kasper.

Aún no se conoce la fuente exacta de los cambios, pero las mediciones de Parker Solar Probe han permitido a los científicos reducir las posibilidades. Las observaciones sobre los cambios sugieren que estos eventos se volverán aún más comunes a medida que la nave espacial se acerque al Sol. El próximo encuentro solar de la misión, el 29 de enero de 2020, llevará a la nave espacial más cerca del Sol que nunca, y podrá arrojar nueva luz sobre este proceso.

 

¡Participa con tus comentarios en esta noticia!

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

AÑADE TU COMENTARIO

Publica tu opinión sobre esta noticia.

Nombre*
e-mail*
Comentario*

Comentarios

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje