menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Informe del director de la Agencia rusa al Parlamento

Roscosmos quiere ampliar su capacidad de comercialización de servicios y satélites en América Latina

08/10/2011

(infoespacial.com) Moscú.- La agencia espacial rusa ha decidido aumentar su competitividad comercial e incrementar la venta de servicios y naves en América Latina, además de en África y Sudeste Asiático, declaró el viernes el director del organismo, Vladímir Popovkin, en una comparecencia ante la Duma, en la que anunció  la revisión del  programa de desarrollo de Roscosmos.

La revisión del programa se produce tras una serie de fracasos y accidentes como el del carguero Progress que se estrelló en agosto pasado poco después del despegue, con una importante carga para la Estación Espacial Internacional, que actualmente depende casi totalmente de las naves rusas para su suministro.

Debido al accidente del Progress, Rusia tuvo que interrumpir las actividades de los cohetes Soyuz, suspensión que sumó a la de los cohetes portadores Protón y los bloques aceleradores Briz-M.

El primer ministro de Rusia, Vladímir Putin, ha ordenado a Roscosmos endurecer los controles de calidad en la fabricación de aparatos espaciales y sus partes, sobre todo antes de su lanzamiento.

En relación con los cambios de las fechas de lanzamientos,  Popovkin adelantó a la Cámara Baja del Parlamento que un nuevo carguero a la Estación será lanzado el 30 de octubre "para comprobar que hemos tomado las medidas necesarias". "El 14 de noviembre lanzaremos una Soyuz con tres cosmonautas (...) y otros tres serán lanzados el 21 de diciembre (...), fecha en la que la Estación Espacial Internacional volverá a operar con normalidad".

Además, según informa la agencia Efe, adelantó que el 8 de noviembre se enviará al espacio  la nave Fobos-Grunt, que debe instalar una estación automática en el satélite de Marte. El vuelo de la nave espacial fue aplazado en septiembre de 2009 para reducir riesgos y aumentar la fiabilidad de la misión interplanetaria.

Este proyecto permitirá estudiar el espacio y clima colindantes, cómo la radiación afecta a la vida en el planeta rojo, y ensayar las principales tecnologías de las futuras expediciones a Marte, como la toma de pruebas de terreno en condiciones de ingravidez y, sobre todo, la operación de aterrizaje.

Suspensión de Rus-M

En referencia al nuevo lanzador Rus-M que debía realizar su primera misión en 2015,  el director de Roscosmos indicó, según informa la agencia oficial Ria Novosti, que "hemos suspendido la construcción porque no necesitamos por ahora un nuevo lanzador y podemos seguir utilizando los cohetes que tenemos. El Gobierno ya fue informado al respecto".

Popovkin explicó que Roscosmos necesita concentrarse en los lanzamientos del cohete portador Soyuz-2 y en la construcción del cosmódromo de Vostochni desde el cual estaba previsto lanzar el Rus-M. "Ya veremos después si seguimos lanzando los cohetes viejos o procedemos a desarrollar uno nuevo", comentó.

Mercados comerciales

El director también declaró ante la Duma que Roscosmos buscará nuevos compradores en los países del Sudeste Asiático, África y América Latina, y no en Europa. "Hay que reconocer que los equipos espaciales de fabricación rusa no representan mucho interés para Europa y Estados Unidos, y por esta razón pondremos la mira en los países con los que ya cooperamos desde los tiempos de la Unión Soviética", dijo Popovkin.

Roscosmos ha revisado las líneas fundamentales del Programa Espacial ruso para poder incrementar su rendimiento comercial. "El mercado espacial mundial representa este año 267.000 millones de dólares. Nosotros sólo tenemos un 3 por ciento", dijo Vladímir Popovkin, quien anunció que las prioridades serán la producción de satélites de navegación, telecomunicaciones y teledetección de la Tierra.

El jefe de Roscosmos recordó, no obstante, que Rusia sigue ocupando una fuerte posición en la venta de servicios de lanzamiento, copando el 40 por 100 de los disparos espaciales efectuados cada año en el mundo.

Además, adelantó que para 2015 se multiplicará por cuatro el número de sondas y también se aumentarán los satélites de comunicaciones para operaciones de salvamento Kospas-Sarsat.

Con respecto a los satélites para el sistema de navegación ruso Glonass,  que debería entrar en funcionamiento en todo el mundo dentro de un mes, también se incrementarán de 24 a 30 las naves, agregó.

Popovkin destacó que Rusia no tiene más remedio que cooperar con China, la potencia espacial emergente, aunque matizó que Roscosmos no tiene intención de ceder al gigante asiático toda su tecnología.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje