menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Con participación de diversas empresas

Prueba el sistema visual del rover Idris en la isla de Tenerife

16/09/2012

(infoespacial.com) Santa Cruz de Tenerífe.- Las Minas de San José, en el Parque Nacional del Teide, en la isla canaria de Tenerife, han servido de escenario para probar por primera vez un nuevo sistema informático del rover Idris con el objetivo de que el robot sea capaz de seleccionar objetos científicamente importantes en Marte.

Idris se úbica dentro del proyecto ProViScout (Planetary Robotics Vision Scout), financiado por la Comisión Europea en el marco del Séptimo Programa Marco, en la temática de Espacio,

Según informó el Diario de Las  Plamas, en este proyecto participan científicos de 12 instituciones y empresas de la Unión Europea, entre ellas la compañía española GMV Innovating Solutions. Alberto Medina, responsable del área de robótica de esta empresa, explicó ayer que los expertos llevan trabajando en este proyecto durante 30 meses y que esperan poder probar el nuevo software en la misión Exomars, que supone enviar al planeta rojo un autómata en 2018.

El equipo que trabaja actualmente en el Parque Nacional del Teide está constituido por unas 23 personas y esperan terminar las pruebas a finales de este mes. La elección del Teide como campo de prueba es por el gran parecido que existe entre la morfología de Marte y el Parque Nacional. "La estructura y el tipo de suelo son muy parecidas, así que las imágenes que capta también son semejantes".

"En el Parque Nacional no hay plantas y el tiempo es bueno, y la lluvia sería un problema para los rover", detalló el jefe de este proyecto -que recibe el nombre de FP7-Space ProViScout, Gerhard Paar.

Como el entorno de Marte es muy seco y es habitual que se produzcan tormentas de arena, este equipo de científicos estudia la posibilidad de proseguir con estas pruebas en Jandía o en el barranco de Chilegua, en la también isla canaria de Fuerteventura, porque en esta isla se pueden utilizar las dunas para simular las condiciones del planeta rojo, según adelantó el responsable de robótica de GMV.

El robot Idris pesa 300 kilos y es capaz de levantar 100. Entre sus cualidades, también destaca su capacidad para seleccionar información visual y enviar los datos al centro de control. Capta una extensión de 30x30 metros de mapa y se mueve de forma autónoma. La novedad es que detecta las rocas importantes, aquellas que científicamente tienen interés.

Cámaras en altura

"El rover localiza el objetivo, se dirige hacia él y a través de las cámaras almacena la información y la envía", señaló Alberto Medina. Para tener una visión completa, los científicos las han colocado a 2,20 metros de altura del robot, actuando como ojos, y han añadido movimiento horizontal y elevación.

Aunque es capaz de almacenar la información y enviarla desde Marte hasta la Tierra, entre un planeta y otro existe un retraso en la comunicación de 20 minutos, por lo que el rover avanza centímetros por segundo. A este respecto, Alberto Medina detalló que para este autómata de prueba en el Teide -este modelo no será el mismo que realice la misión a Marte- lleva incorporado láser y unas ruedas de goma.

Por el contrario, el modelo que se incorpore a la misión Exomars no llevará ninguna de estos accesorios. El responsable de robótica señaló que el láser solo es utilizado como una herramienta de seguridad, porque su función es detectar obstáculos hasta a 10 metros de distancia. "No son aptos para el espacio porque consume 10 veces más energía que las cámaras", puntualizó el experto.

Las ruedas, además, deben ser metálicas por la presión atmosférica que existe fuera de la Tierra. Uno de los problemas a los que han tenido que hacer frente los científicos ha sido lograr saber cuánto espacio recorre un rover en Marte, "porque si derrapa, la información que llega da a entender que el robot continúa caminando, pero no es verdad".

Para contrarrestar esta dificultad, Alberto Medina explicó que se han incorporado nuevas cámaras con el objetivo de que capten imágenes de las ruedas. De esta forma, los expertos cuentan con más datos que permiten saber si verdaderamente el autómata está en movimiento. Los escenarios de exploración planetaria trazan recorridos autónomos de cientos de metros durante un día marciano (equivale a 24 horas y 39 minutos).

Según señalaron los expertos de la ESA, existe un gran riesgo de que los vehículos pasen al lado de los objetos de interés científico sin ser capaces de reconocerlos. Es precisamente lo que este nuevo software es capaz de conseguir. Este sistema informático puede seleccionar material de relevancia en Marte y enviar los datos al centro de control en la Tierra. Es posible, además, crear mapas tridimensionales del planeta rojo, por lo que los científicos pueden conocer el entorno y las características que existen alrededor del rover.

Aunque es la primera vez que este equipo de expertos prueba este mecanismo en el Teide, ya el año pasado el robot Bridget utilizó las Minas de San José para probar sus sistema de visualización mientras los científicos lo conducían desde Inglaterra. Los experimentos de las agencias espaciales tienen el mismo objetivo, "buscar material orgánico en Marte", añadió el responsable de robótica Alberto Medina.

Foto: Carsten l. Lauritsen/ Diario de Las Palmas

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje