menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

La agencia firma un acuerdo con Ad Astra Rocket

La NASA invierte 9 millones de dólares en un motor de plasma para alcanzar Marte

28/08/2015 | San Salvador

Alberto López

La NASA y la compañía privada Ad Astra Rocket han firmando un contrato de 9 millones de dólares para el desarrollo de un motor de plasma que podría realizar la travesía a Marte en 39 días.

Ad Astra Rocket es una empresa con sede en Webster (Texas), dirigida por el astronauta costarricense Franklin Chang-Díaz, que trabaja en el desarrollo del motor de magnetoplasma VASIMR que permitiría hacer viajes espaciales ultrarrápidos. El acuerdo firmado a principios de agosto contempla un contrato de tres años por un total de 9 millones de dólares, según un comunicado publicado en la página web de la empresa.

El principal objetivo consiste en una prueba de larga duración del motor VASIMR con una versión mejorada del prototipo VX-20, bautizado VX-200SS. Los experimentos pretenden demostrar que el motor tiene capacidad para mantener un nivel de potencia de 100 kilovatios durante un mínimo de 100 horas.

"La prueba también permitirá realizar una mejor estimación de su vida útil. Para estas pruebas, Ad Astra utilizará una cámara de vacío de última tecnología", explica Franklin Chang. Los científicos creen que el éxito del motor hará posible la llegada a Marte un poco más de un mes.

El Vasimr funciona de forma similar a un cohete químico tradicional. Con ayuda de un combustible se crea una explosión que viaja por la tubería del cohete y produce la aceleración, lo cual provoca el desplazamiento del vehículo. Sin embargo, en lugar de combustible, se acelera el plasma (un tipo de estado de la materia) considerado el cuarto estado. Como el plasma se encuentra a muy elevada temperatura, no existe un material capaz de contenerlo, por lo que se crea un contenedor o tobera hecho de un campo magnético puro. 

De forma más técnica, según detalla Ad Astra: "el Motor de Magnetoplasma de Impulso Específico Variable (Vasimr, por sus siglas en inglés) es un nuevo tipo de propulsor espacial eléctrico, con muchas ventajas únicas. En el Vasimr, un gas como el argón, xenón, o el hidrógeno se inyecta en un tubo rodeado por un magneto y una serie de dos antenas de ondas de radio (RF) - llamados acopladores en este contexto –".

Y agrega: "los acopladores trasforman el gas frío en plasma súper calentado, y el campo magnético en expansión al final del cohete (la tobera magnética) convierte el movimiento térmico de las partículas del plasma en un flujo dirigido".

Las pruebas del motor han tenido éxito en periodos cortos de menos de un minuto y, con esta inversión, se espera realizar una prueba de larga duración que permita validar este diseño para operar durante varios años en el espacio. En 2013, tras casi una inversión de 30 millones de dólares, la empresa completó más de 10.000 disparos cortos exitosos. Este contrato forma parte del programa de asociación público-privada NextSTEP de la NASA destinado a incentivar técnicas de exploración del espacio exterior.

Chang inventó el concepto del Vasimr en 1979, cuando estudiaba en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT en inglés) y desde entonces trabaja en ello; precisamente el mismo MIT, que junto a Harvard, han aportado muchas mentes brillantes que han logrado los Nobel de física o matemáticas, entre otras categorías. Algunos soñadores centroamericanos vaticinan que si Chang logra ganar esta nueva carrera espacial, será el padre de la siguiente era, desbancando al alemán Wernher von Braun, creador de la vigente propulsión espacial química.

Foto: Ad Astra Rocket

 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje