menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

ESA y NASA

El satélite Soho cumple 20 años de observaciones solares

03/12/2015 | Madrid

El satélite Soho, lanzado al espacio el 2 de diciembre de 1995, acaba de cumplir 20 años de estudio ininterrumpido del funcionamiento de Sol. Este ingenio espacial, resultado de la colaboración entre la ESA y la NASA, ofrece un punto de vista privilegiado de los fenómenos que tiene lugar, no solo en la superficie solar, sino también en su interior.

Soho fue diseño en un principio para realizar una misión de tres años, que ya ha superado con creces. Situado en el punto de Lagrange L1, entre la Tierra y el Sol, puede observar la estrella de forma continua y sin interferencias.

Durante estos años, el satélite ha realizado por primera vez un estudio del ciclo completo de actividad solar, que dura once años, y ha ofrecido una explicación a la altísima temperatura de la corona. Entre sus logros destaca además el estudio de los efectos de la actividad solar en la Tierra y el descubrimiento de unos 3.000 cometas de tipo sungrazer.

El jefe de desarrollo para operaciones de ciencia de Solar Orbiter, Luis Sánchez, explica que “el conocimiento de detalles de la estructura interior del Sol es muy importante porque es nuestra estrella de referencia".

En este estudio detallado no sólo entra su estructura interna, sino que Soho ha observado también los fenómenos que se producen en la fotosfera, que podríamos decir que es su superficie. Quizás los más conocidos sean las manchas solares, de las que los científicos llevan bastante tiempo estudiando los procesos que las generan y cómo están relacionadas con la actividad magnética solar, pero no son los únicos. 

El flujo de partículas energéticas que la estrella emite constantemente se desplaza por todo el medio interplanetario y se extiende por toda la zona de influencia del Sol, también llamada heliosfera. El satélite ha permitido entender mejor los procesos de generación de ese viento solar y observar de cerca su viaje por el Sistema Solar.

Sánchez señala que “hay tres instrumentos a bordo que han estado midiendo el viento solar, las partículas energéticas, cómo se relacionan las partículas que salen despedidas del Sol con fenómenos activos como las fulguraciones en la superficie solar y las eyecciones de masa coronal”.

Soho ha demostrado, y aún lo demuestra, ser un satélite especial en la observación del Sol. Su coronógrafo LASCO es único en las misiones espaciales actuales, y sus instrumentos han resultado cruciales para explicar algunos procesos fundamentales en el Sol. En palabras de Luis Sánchez, “todos los mecanismos que explican por qué el Sol es como es se entienden mucho mejor después de las observaciones de Soho. Los espectrómetros y también los coronógrafos ayudaron a explicar cómo el transporte de energía desde la superficie del Sol hacia fuera tiene lugar, y cómo esta energía se deposita en el viento solar, que luego se propaga por el medio interplanetario”.

En estos 20 años desde su lanzamiento, este ingenio espacial ha contribuido a desvelar muchos de los secretos del Sol para la comunidad científica, y sigue aportando nuevos datos sobre la influencia que ejerce sobre la Tierra, desde su clima hasta los efectos que causan en ella sus tormentas solares.

Foto: ESA

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje