menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Monitorización del Ártico vía satélite

'Smos' y 'Cryosat' unen fuerzas para ofrecer información sobre el grosor del hielo

21/12/2016 | Madrid

Rodrigo Isasi

Los satélites Smos y Cryosat de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) han unido sus fuerzas para monitorear los cambios del hielo del Ártico y ofrecer información sobre el grosor del mismo y de las banquisas (capas de hielo flotante que se forman en las regiones oceánicas polares).

Aunque no fue diseñado para ofrecer este tipo de información, el satélite Smos, que forma parte del programa Earth Explorer, es capaz detectar el hielo marino más delgado, mientras que el CryoSat, perteneciente al mismo programa, está mejor dotado para medir el hielo más grueso.

Científicos de la Universidad de Hamburgo y del Instituto Alfred Wegener (AWI), en Alemania, que participan en las dos misiones Earth Explorer, han encontrado la forma de combinar los datos de ambos satélites para obtener una imagen más clara de los cambios en el grosor del hielo flotante en las aguas del Ártico.

El doctor del AWI, Robert Ricker, aseguró que "al combinar las estimaciones de grosor del hielo de CryoSat y Smos obtenemos una visión más precisa y completa del estado actual del hielo ártico".

Smos fue concebido para capturar imágenes de la temperatura de brillo, gracias a su radiómetro embarcado. Aunque estas imágenes pueden convertirse en información sobre humedad del suelo y salinidad de los océanos para comprender mejor el ciclo hidrológico, también pueden utilizarse para medir la banquisa.

CryoSat aloja un altímetro radar que mide el francobordo del hielo marino, que es la distancia vertical entre la línea de flotación y el punto más alto de la banquisa. Este valor se emplea para estudiar cómo cambia el grosor del hielo y cómo el clima afecta al volumen del hielo terrestre.

Mientras que la precisión de las medidas de CryoSat aumenta en función del espesor del hielo, los datos de Smos son más precisos cuando la banquisa es relativamente delgada, de menos de un metro. Así mismo, las mediciones de CryoSat ofrecen información de alta resolución espacial, que abarca el Ártico, cada mes, mientras que Smos proporciona imágenes diarias, pero con una resolución mucho menor que CryoSat.

La Universidad de Hamburgo ya utiliza Smos para ofrecer mapas diarios del grosor del hielo del Ártico durante el invierno. Estos mapas se producen a las 24 horas de haberse tomado las mediciones en el espacio.

Medición de banquisas

Smos también ayuda a mejorar la precisión de las previsiones de las banquisas, lo que ayuda a los operadores de tráfico marítimo a determinar las rutas más seguras y económicas a través del Paso del Noroeste o de la Ruta Marítima del Norte, por ejemplo, a medida que el grosor del hielo se va reduciendo por efecto del cambio climático.

Además, los archivos de datos de ambas misiones se han fusionado para generar información sobre la banquisa desde 2010. 

A este respecto, el profesor de la Universidad de Hamburgo Lars Kaleschke afirmó que "se ha demostrado que el uso de la información sobre el grosor del hielo de Smos mejora los cálculos de los modelos y las previsiones. Resultará interesante ver cómo los modelos de las corrientes oceánicas y la temperatura del aire aprovecharán estos datos para ofrecer una mejor comprensión de la banquisa". 

Fotografías: ESA

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje