menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Parker Solar Probe

La misión al Sol de la NASA, lista para su despegue

31/07/2018 | Madrid

A principios de agosto, la NASA pondrá en órbita su nave Parker Solar Probe desde Cabo Cañaveral, en Florida, a bordo de un Delta IV Heavy de United Launch Alliance (ULA). Esta misión llevará a una nave espacial del tamaño de un coche a  estudiar al Sol más cerca que nunca.

El director asociado de la división de ciencia heliofísica en el Goddard Space Flight Center en Greenbelt, Maryland, Alex Young, explicó que “hemos estado estudiando el Sol durante décadas, y ahora finalmente vamos a ir a donde está la acción. El Sol es una estrella dinámica y magnéticamente activa. Su atmósfera constantemente envía material magnetizado hacia afuera, envolviendo nuestro sistema solar mucho más allá de la órbita de Plutón e influyendo en todos los planetas a lo largo del camino”.

La influencia de la actividad solar en la Tierra se conoce como clima espacial, y la clave para entender sus orígenes radica en la comprensión del Sol mismo, es por esto que la NASA enviará esta misión a la estrella. "A pesar de que el viento solar es invisible, podemos verlo rodeando los polos como la aurora, que son hermosos, pero revelan la enorme cantidad de energía y partículas que caen en cascada en nuestra atmósfera. No tenemos una gran comprensión de la mecanismos que impulsan ese viento hacia nosotros, y eso es lo que vamos a descubrir”, detalló Young.

Búsqueda de tres respuestas

 

La nave espacial lleva una alineación de instrumentos para estudiar el Sol de forma remota e in situ, o directamente. Juntos, los datos de estos instrumentos deberían ayudar a los científicos a responder tres preguntas fundamentales sobre la estrella.

Una de esas preguntas es el misterio de la aceleración del viento solar, la constante salida de material del Sol. En segundo lugar, los científicos esperan aprender el secreto de las enormes temperaturas de la corona. Finalmente, los instrumentos de Parker Solar Probe deberían revelar los mecanismos en funcionamiento detrás de la aceleración de partículas energéticas solares, que pueden alcanzar velocidades de más de la mitad de la velocidad de la luz a medida que se disparan lejos del Sol.

Para responder estas preguntas, Parker Solar Probe utiliza cuatro instrumentos: Fields, que mide los campos eléctricos y magnéticos alrededor de la nave espacial, el instrumento Wispr, que toma imágenes de estructuras como eyecciones de masa coronal para ayudar a vincular lo que está sucediendo en la estructura coronal, Sweap que utiliza recopila datos, y, finalmente, el conjunto de Isois, que electrones, protones e iones para comprender los ciclos de vida de las partículas.

Sistema de enfriamiento

 

El sistema de enfriamiento del sistema permite que los paneles solares produzcan energía bajo la intensa carga térmica del Sol y el sistema de gestión de fallas protege a la nave espacial durante largos períodos de tiempo. Si detecta un problema, Parker Solar Probe corregirá por sí mismo su camino para asegurarse de que sus instrumentos científicos permanecen fríos y funcionando durante los largos períodos en que la nave está sin contacto con la Tierra.

El escudo térmico de Parker Solar Probe, llamado sistema de protección térmica (TPS, por sus siglas en inglés), es un compuesto de carbono que rodea al sistema con casi cuatro pulgadas y media de espuma de carbono, que es aproximadamente un 97% de aire. 

Foto: NASA.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje