menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Misión ESA-NASA

Las temperaturas extremas, el gran reto de Solar Orbiter

Misión ESA-NASA. Foto: ESA.

Misión ESA-NASA. Foto: ESA.

07/02/2020 | Madrid    0

La misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) junto con la NASA está a punto de iniciar su viaje hacia el Sol. En este recorrido tendrá que soportar temperaturas extremas, lo que ha supuesto un gran reto para los ingenieros de la misión. El escudo térmico que ha diseñado el equipo protegerá todos los instrumentos del Solar Orbiter.

En la oscuridad del espacio, Solar Orbiter se enfrentará a temperaturas de -148ºC. En la aproximación más cercana, a 41 millones de kilómetros del Sol, se encontrará con un intenso calor y radiación. "Tenemos que sobrevivir tanto al calor como al frío extremo. "Aunque Solar Orbiter se acercará bastante al Sol, también se alejará", ha explicado la gerente de carga útil en el centro Estec de la ESA, Anne Pacros.

El escudo térmico de 146 kilogramos del Solar Orbiter refleja y guía el calor lejos de la nave espacial y puede soportar hasta 521ºC. El componente está construido como un sándwich de tres metros por dos y medio. La capa frontal reflejará fuertemente el calor. Una base de aluminio con diseño de panal, cubierta con aislamiento de aluminio, forma el corte interior más cercano a la nave espacial y brindará soporte.

El protector del Solar Orbiter está recubierto con una capa delgada y negra de fosfato de calcio, un polvo similar al carbón. "Es curioso que algo tan avanzado tecnológicamente como esto sea realmente antiguo", ha indicado Pacros. Pero el recubrimiento resiste la degradación de la intensa radiación ultravioleta solar. “El polvo negro absorbe algo de calor y es excelente para eliminar ese calor al espacio”, ha detallado Pacros.

Por otro lado, el satélite también tendrá que lidiar con su propio calor. Sus instrumentos sudarán mientras corren, para ello los paneles de radiadores en el costado de la nave espacial expulsarán calor y asegurarán que los instrumentos no se calienten demasiado.

El control estricto de la posición y la inclinación de la nave espacial es clave para proteger los instrumentos. Una vez que la nave espacial haya pasado la marca de 144 millones de kilómetros en sus sobrevuelos solares, que es el 95% de la distancia entre el Sol y la Tierra, el escudo térmico apuntará directamente al Sol. Eso significa que Solar Orbiter caminará como un cangrejo por el espacio, manteniendo la nave espacial y los instrumentos escondidos en la sombra del escudo térmico.

 

¡Participa con tus comentarios en esta noticia!

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

AÑADE TU COMENTARIO

Publica tu opinión sobre esta noticia.

Nombre*
e-mail*
Comentario*

Comentarios

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje