COMUNICADOS

La Ingeniería Aeroespacial despierta la vocación de los jóvenes

19/07/2013 -

El Grado en Ingeniería Aeroespacial, entre las preferencias de los futuros estudiantes universitarios españoles, marca una nota de corte de 11,238, una de las notas más elevadas de la oferta de la UPM.

A la hora de decidirse por unos estudios superiores, 2.513 alumnos de bachillerato con la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU) superada, han marcado en su preinscripción el Grado en Ingeniería Aeroespacial de la Universidad  Politécnica de Madrid (UPM), como una de sus alternativas de futuro; de ellos, 1.084 la eligen como su primera opción. Este dato la convierte en la tercera titulación más demandada en la oferta pública de la Comunidad de Madrid, sólo superada por Medicina en la Universidad Complutense (con 2.835 preinscritos en primera opción) y esa misma carrera (Medicina) en la Universidad Autónoma (1.203 la eligen en su caso en primer lugar).

Sólo los 680 que han alcanzado o superado un 11,238 podrán cursar el Grado en Ingeniería Aeroespacial en la UPM. Esas son las plazas que oferta la Escuela de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio (EIAE), sita en el Campus de Excelencia Internacional de Moncloa, para los alumnos de nuevo ingreso en el curso 2013/2014, aquellos que conformarán la cuarta promoción que cursa estos estudios.

Los últimos tres años la nota de corte ha rondado los 11 puntos. Si bien, desde que se iniciaron los estudios la tendencia ha sido alcista, pasando de los 10,248 del curso 2010/2011 a los 11,386 del curso pasado. El hecho de haber bajado una centésima para el próximo curso con respecto al anterior, está marcado además, por la ampliación de la oferta en cerca de cincuenta plazas, es decir, se permite que más estudiantes que están interesados en el Grado en Ingeniería Aeroespacial puedan acceder a ellos.

Aun así, la Ingeniería Aeroespacial se mantiene como una de las titulaciones que precisan una nota de admisión más alta en la UPM, configurando un mapa de demanda que se mantiene invariable con respecto a las cinco más demandadas hace un año. La titulación que alcanza la nota más elevada es Biotecnología (12,153), seguida de Ingeniería Biomédica (11,765) e Ingeniería en Tecnologías Industriales (11,450). En cuarto lugar, Ingeniería Aeroespacial (11,238) y por último, Ingeniería en Diseño Industrial y Desarrollo del Producto (10,690).

Amplio espectro profesional

A lo largo de los cuatro cursos que componen el Grado en Ingeniería Aeroespacial (de 240 créditos ECTS) se cubre todo el campo aeroespacial, por lo que los estudiantes aprenden  todo lo relacionado con aviones, helicópteros, motores, infraestructuras aeroportuarias, sistemas y subsistemas de navegación, satélites, materiales y equipos aeroespaciales transbordadores, lanzadores, misiles, cohetes, aerogeneradores o simuladores.

Los dos primeros cursos constituyen un bloque formativo común que les aporta una excelsa base científico-técnica garantía de éxito para afrontar los problemas ingenieriles y en tercer curso, se decantan por una de las cinco especialidades: Vehículos Aeroespaciales; Propulsión Aeroespacial; Ciencias y Tecnologías Aeroespaciales; Aeropuertos y Transporte Aéreo, y Navegación y Sistemas Aeroespaciales.

Por tanto, su futuro profesional incluye un amplio espectro por disponer de las capacidades para diseñar, desarrollar y gestionar, dentro del ámbito de su respectiva especialidad de la ingeniería aeronáutica y de acuerdo con los conocimientos adquiridos los vehículos aeroespaciales, los sistemas de propulsión aeroespacial, los materiales aeroespaciales, las infraestructuras aeroportuarias, las infraestructuras de aeronavegación y cualquier sistema de gestión del espacio, del tráfico y del transporte aéreo.

Habilidades y capacidades exigidas

El estudiante del Grado en Ingeniería Aeroespacial debe disponer de capacidad creativa y ser innovador. Ha de tener habilidad para relacionar la teoría con la práctica, así como para el razonamiento y el cálculo matemático, y poseer visión espacial. Es conveniente una personalidad dinámica, con curiosidad y capacidad para integrar múltiples elementos y factores en un fin determinado.

Gracias a los estudios realizados por la UPM y las diversas encuestas en las que han participado estudiantes de la rama aeronáutica, se ha configurado un perfil del estudiante de nuevo ingreso que confirma las exigencias citadas anteriormente y que viene determinado por: su habilidad y rapidez en el cálculo numérico; su capacidad para la resolución de problemas cuantificables; conceptualización espacial; para el razonamiento lógico y abstracto; para fomentar la cooperación y el trabajo en grupo; para ejercer el liderazgo; para sintetizar e integrar soluciones a problemas concretos y para comunicarse eficazmente con consciencia situacional al menos en español e inglés.

Conocer estos aspectos permite adecuar el apoyo que los estudiantes de nuevo ingreso reciben para contrarrestar el salto que supone el acceso a estudios de educación superior. Para ello, la Escuela de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio cuenta con un sistema integral de acogida, que se inicia al formalizar la matrícula y se extiende hasta el posgrado y la inserción laboral. Esta especial atención al nuevo estudiante incluye ayuda en el proceso de matriculación, herramientas para conocer su nivel en las asignaturas básicas, presentación presencial de los servicios en una jornada de acogida, etc. Además, destacan otras acciones que permiten acompañar y orientar al alumno en sus primeros meses como universitarios, por un lado, el Plan de Mentorías, en el que los estudiantes de cursos superiores aconsejan y apoyan a los nuevos basándose en su experiencia personal, y, por otro, el Plan de Acción Tutorial, en el que profesores de la EIAE tutelan a quienes lo solicitan.

SÍGUENOS EN