La ESA investiga el uso del láser en ExoMars 2020
Europa >

La ESA investiga el uso del láser en ExoMars 2020

EXOMARS ESA
|

La Agencia Espacial Europea (ESA) y la investigadora británica de la Universidad Leicester, Melissa McHugh, están trabajando en un proyecto para encontrar formas de utilizar el láser en futuras misiones espaciales a bordo del rover de ExoMars en 2020. El proyecto implica el desarrollo de una tecnología para ser lanzada al espacio a bordo del rover ExoMars de la ESA. El láser será diseñado para ayudar a buscar biomarcadores potenciales de vida anterior o existente en Marte, así como antiguos restos minerales del planeta.

La tecnología requiere un potente láser pulsado y una cámara sincronizada sensible para detectar la luz reflejada, ya que sólo uno de cada millón de fotones del láser se dispersa. Como parte de la investigación, el centro técnico de la ESA en Noordwijk, en Países Bajos, ha sido utilizado para exponer los instrumentos a la radiación para evaluar cómo su rendimiento se degradaría en las duras condiciones de la Luna, Marte o el espacio profundo.

McHugh, que trabaja conjuntamente con la ESA, ha estado investigando cómo podrían utilizarse los láseres en futuras misiones espaciales para analizar la estructura y composición de las materias. "Disparamos un láser a un material de interés”, concreta “y medimos cuánto cambia su color a medida que se dispersa en la superficie, para identificar las moléculas responsables", explicó McHugh. Además, añadió que "esta es una técnica bien establecida terrestremente ya sea en laboratorios o usando dispositivos portátiles".

El rover de ExoMars2020 llevará un instrumento similar en un mástil externo para la detección remota de afloramientos rocosos prometedores. La investigación cuenta con el apoyo de la Iniciativa de la ESA de creación de redes y asociación, que fomenta el trabajo llevado a cabo por universidades e institutos de investigación sobre tecnologías avanzadas con posibles aplicaciones espaciales.

Rover 

La tarea principal del vehículo será buscar la evidencia de vida en algún lugar y en algún momento del planeta rojo. El rover estará equipado con un taladro diseñado para recoger material desde el interior de afloramientos rocosos a profundidades de hasta dos metros bajo la superficie. El taladro incluye un espectrómetro infrarrojo para caracterizar la mineralogía del pozo. Una vez recogida, se entregará una muestra al laboratorio analítico del rover, que estudiará su composición mineralógica y química.

Esta capacidad de muestreo subterráneo proporcionará la mejor oportunidad para descubrir las firmas químicas de la vida marciana, pasadas o presentes. Dado que la delgada atmósfera marciana ofrece poca protección contra la radiación en la superficie, es más probable que las muestras de material recuperado del subsuelo incluyan biomarcadores reconocibles.

Foto: ESA



Recomendamos

Lo más visto