menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Para experimentar sobre telerobótica

La ESA llevará a la ISS el joystick más complicado del mundo

27/02/2014

(Infoespacial.com) Madrid.- Dentro de la próxima nave de abastecimiento de la ESA a la ISS irá el joystick más avanzado jamás construido, diseñado para probar el control remoto de robots.

El Vehículo Automatizado de Transferencia (ATV), que debe ser lanzado este verano, entregará más de cinco toneladas de combustible, suministros y experimentos a la Estación Espacial Internacional. El envío incluye el primer simulador de cómo los astronautas responden en condiciones de ingravidez a la retroalimentación.

El experimento se reduce a una palanca de aspecto engañosamente simple que se parece mucho a los joysticks de los videojuegos.

Las lecturas de rendimiento de esta palanca servirán para analizar los efectos que tiene la ingravidez a largo plazo sobre el control motor humano, y cómo se siente la retroalimentación en órbita. Un complejo sistema de servomotores soportará cualquier fuerza que el astronauta ejerza sobre el mecanismo, mientras que el operador sentirá la fuerza que genere. La diferencia en el espacio es que, en palabras de Isaac Newton, "cada acción tiene una reacción igual y opuesta" por lo que para evitar que la fuerza de respuesta de la palanca empuje con facilidad a su usuario, éste llevará un arnés que se puede fijar a su vez a los equipos estándar de la Estación.

"El principal reto del proyecto fue conseguir un hardware que fuera extremadamente preciso e increíblemente robusto", explica André Schiele, jefe del Laboratorio de la ESA de Telerobótica y Háptica, que supervisa el experimento. "El sistema resultante puede producir fuerzas que la mayoría de las personas no es lo suficientemente sensible como para sentir. Los astronautas podrán golpear y aún así seguirá funcionando y respondiendo correctamente".

La futura exploración planetaria puede ver perfectamente a robots sobre una superficie extraña siendo teleoperados por seres humanos situados en órbita por encima de ellos, lo suficientemente cerca para que el control remoto se haga en tiempo real, sin ningún tipo de retraso significativo de señal y sin el coste y el riesgo de un aterrizaje tripulado.

Pero el control robótico de precisión requiere una retroalimentación exacta de lo que experimenta el robot, que se extiende desde las pantallas visuales a la retroalimentación sensorial, un sentido remoto del tacto. Esto es extremadamente importante en la determinación de la cantidad de fuerza necesaria para realizar las tareas más complejas, como recoger muestras de rocas o la instalación de equipos. La mayoría de la gente puede atarse los zapatos sin mirar, pero no en una fría noche de invierno con los dedos entumecidos.

Foto: ESA

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje