menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Según un estudio realizado a 12 tripulantes

Los corazones de los astronautas se hacen más esféricos en el espacio

01/04/2014

(infoespacial.com) Washington.- Una investigación realizada en Estados Unidos a 12 astronautas muestra que el corazón se vuelve más esférico cuando se expone a largos periodos de microgravedad en el espacio, un cambio que puede llevar a problemas cardiacos. El estudio será presentado en la 63ª sesión anual científica del Colegio Americano de Cardiología.

Las conclusiones del estudio representan un importante avance hacia los efectos que un vuelo tripulado de 18 meses o más de duración –la misión tripulada a Marte- puede tener sobre la salud de los cosmonautas.

“El corazón no funciona tan duro en el espacio, lo que puede causar una pérdida de masa nuclear”, dice el doctor James Thomas que trabaja para la NASA y es el principal autor de la investigación. “Esto puede provocar serias consecuencias después del regreso a la Tierra, así que estamos mirando si hay medidas que se puedan tomar para prevenir o contrarrestar esa pérdida”, añade.

Los investigadores afirman que saber la cantidad y el tipo de ejercicio físico que los astronautas deben hacer para mantener sano su corazón va a ser esencial para garantizar su bienestar en un vuelo largo como es una misión a Marte.

Thomas subraya que el régimen de ejercicio desarrollado por los cosmonautas puede ayudar a mantener en forma el corazón en la Tierra de aquellas personas con serias limitaciones físicas como la gente que guarda cama mucho tiempo o que tiene problemas cardiacos.

El equipo científico entrenó a los astronautas para tomar imagines de sus corazones utilizando máquins de ultrasonidos instaladas en la Estación Espacial Internacional (ISS). Los 12 astronautas participantes pasaron los controles antes, durante y después del vuelo especial.

Los resultados evidencian que el corazón en el espacio se hace más esférico en un factor del 9,4%, una transformación similar a la que los científicos habían predicho con sofisticados modelos matemáticos desarrollados para el proyecto. Al validar estos modelos, el estudio sirve para entender mejor las condiciones cardiovascular comunes a los pacientes en nuestro planeta.

“Los modelos predijeron casi exactamente los cambios que hemos observado en los astronautas. Eso nos da confianza para seguir avanzando y empezar a usar en la Tierra estos modelos para aplicaciones clínicas más importantes, como la predicción de lo que le ocurre al corazón bajo diferentes presiones”, manifiesta Thomas.

El equipo de Thomas trabaja ahora en generalizar los modelos para analizar dolencias como la isquemia cardiaca, la cardiomiopatía hipertrófica y las enfermedades ventriculares. “Los modelos "Los modelos pueden ayudarnos a estimular estas patologías para entender el impacto en la función cardiaca”, destaca Thomas.

La forma más esférica del corazón de los astronautas es temporal, pues el músculo vuelve a s user tras el regreso a la Tierra.  Esa forma más esférica puede llevar al corazón a actuar con menos eficiencia, aunque los efectos del cambio sobre la salud a largo plazo son aún una incógnita.

Los vuelos espaciales causan una serie de efectos cardíacos. Cuando regresan a la Tierra están un poco mareados o pasan por una hipotensión ortostática en la que el cuerpo experimenta una caída de la tensión arterial cuando está de pie. Las arritmias tampoco son raras y existe la preocupación de que la radiación puede acelerar la ateroesclerosis.

Foto: NASA

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN


ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje