Josef Aschbacher

Pablo Álvarez y Sara García, los dos nuevos astronautas españoles de la ESA

También se ha remarcado la diversidad en cuanto a los astronautas con una discapacidad física, algo que consideran importante por la representación social que supone.El astronauta español, Pablo Álvarez (León, 1988), es ingeniero aeronáutico formado en la Universidad de León, y también cursó un máster en la Universidad Tecnológica de Varsovia (Polonia). Actualmente, es project manager en la sede de Airbus en Getafe (Madrid). Álvarez ha añadido en su intervención que su experiencia "ha sido muy buena y estoy encantado de estar aquí con todos vosotros".Por su parte, Sara García (León, 1989), es licenciada en biotecnología en 2012 y cursó maestría en investigación biomédica y biológica en 2013, ambas en la Universidad de León. En 2018, recibió un doctorado en biología nuclear del cáncer y medicina traslacional de la Universidad de Salamanca. Desde 2019, trabaja en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) liderando un proyecto experimental oncológico.El astronauta con una discapacidad, John McFal, sufrió un accidente de motocicleta con 19 años tras el que perdió su pierna derecha. En su intervención, ha recalcado lo que puede aportar a la agencia: "Creo que puedo aportar muchas cosas, pero sobre todo la inspiracion de que la ciencia y el espacio son para todo el mundo".Estos astronautas se unen al equipo ya existente, conformado por: Samantha Cristoforetti (Italia), Alexander Gerst (Alemania), Matthias Maurer (Alemania), Andreas Mogensen (Dinamarca), Luca Parmitano (Italia), Tim Peake (Reino Unido) y Thomas Pesquet (Francia).Estrictos requisitosEn 2008, el tercer proceso de selección abierto de la ESA desde 1975, se recibieron 8.413 aspirantes, de los cuales 810 fueron de España; esta vez, ha superado las 1.300. Los candidatos deben cumplir unas condiciones, como tener un máster y un mínimo 3 años de experiencia en materias como las matemáticas, la ingeniería, la medicina o las ciencias naturales o tener títulos de piloto de pruebas experimentales; en el plano físico, se requiere una buena salud física y emocional, agudeza visual (aunque gafas y lentillas están permitidas), buena audición y, obligatoriamente, tener menos de 50 años. Algunas de las pruebas a las que se someten los candidatos son: esfuerzo físico moderado e intenso, prueba de natación y entrenamiento prolongado bajo el agua (hasta 8 horas diarias) u operaciones en vuelo parabólico para simular la microgravedad.

La ESA recurrirá a los cohetes 'Falcon 9' de SpaceX hasta tener el 'Ariane 6'

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha anunciado que, debido a los retrasos en el desarrollo de su cohete, el Ariane 6, y la interrupción de la colaboración con los cohetes Soyuz de la Agencia Espacial Rusa (Roscosmos), recurrirán a los cohetes Falcon 9 de la empresa estadounidense SpaceX para dos de sus lanzamientos previstos para 2023 y 2024.Euclid será la primera de las misiones que se lanzarán mediante los Falcon 9, la misión está prevista para 2023 con el objetivo de estudiar los procesos de expansión del universo.

Eslovaquia se convierte en estado asociado de la ESA

Varias de estas actividades están aún en curso.Aschbacher agradeció el nuevo compromiso de Eslovaquia con la ESA a las entidades que han hecho posible. "Me gustaría rendir homenaje a todos los implicados, al Gobierno, a la Oficina Espacial Eslovaca, a la delegación ante la ESA, ambas dirigidas por Jana Rovňanová, y a Michal Brichta, al frente de la rama industrial, por los esfuerzos realizados en materia de gobernanza, financiación, política industrial y creación de redes internacionales, en el marco de la cooperación con la agencia", aseguró.Las consecuencias del acuerdoDespués del nuevo acuerdo, el nivel de apoyo prestado por parte de Eslovaquia a la ESA está previsto que aumente, así como el intercambio de expertos e información entre el país y la Agencia.

La NASA y la ESA sellan su alianza para Artemis y misiones de observación terrestre

Y sostuvo: "Con un liderazgo a ambos lados del Atlántico más comprometido que nunca para hacer frente a esta situación, la ESA y la NASA tienen una oportunidad histórica para seguir haciendo del espacio una parte integral de la solución cuando se trata de mitigar el cambio climático".Datos abiertosEl acuerdo sobre la crisis climática y las ciencias de la Tierra se basa en la declaración de intenciones conjunta que Nelson y Aschbacher ya firmaron en julio de 2021.