SpaceX y la NASA ultiman la vuelta de las misiones tripuladas a EEUU
Estados Unidos >

SpaceX y la NASA ultiman la vuelta de las misiones tripuladas a EEUU

Vídeo NASA.
|

El Complejo de lanzamiento 39 del Centro Espacial Kennedy, en Florida, está plagada de hitos históricos. Desde allí partió el Apolo 11, junto a los primeros hombres que pisarían la Luna; y desde ahí volaron también, durante 30 años, innumerables misiones del transbordador espacial. Este miércoles 27, a las 4.33 pm, las instalaciones de la NASA señalarán otro día en la historia, cuando -tras casi una década- dos astronautas vuelvan a despegar rumbo al espacio desde suelo estadounidense.

La cápsula espacial diseñada por la empresa SpaceX, Crew Dragon, será la encargada de transportar, a bordo del cohete Falcon 9, a Doug Hurley y Bob Behnken rumbo a la Estación Espacial Internacional (ISS).

Este vuelo, denominado Demo-2, servirá para certificar la Crew Dragon para el servicio regular de ferry de astronautas a la ISS y con la mira puesta en la futura misión Artemis, en la que la humanidad regresará a la Luna.

Hurley, el comandante de la misión, definió a la Crew Dragon como “una máquina voladora excepcional” y remarcó que, a pesar de haber volado muchas veces antes, “esta será la primera vez que los humanos hayan montado en el Falcon 9”. Tanto él como su compañero, Behnken, se han estado entrenando en simuladores de la sede de SpaceX durante meses.

Además, el experimentado astronauta, que participó en dos misiones del transbordador espacial, explicó que este viaje será importante para asimilar todas las cosas que sucedan durante el despegue para transmitir a las futuras tripulaciones cómo reacciona el vehículo durante el lanzamiento.

Características de la cápsula

 

Según la compañía de Elon Musk, la Crew Dragon es capaz de transportar hasta siete pasajeros hacia y desde la órbita terrestre. La cápsula presenta 13 pies de circunferencia y 26.7 pies de altura, con capacidad de transportar hasta 13,228 libras en el lanzamiento. Mientras que los trajes de vuelo incluyen un casco impreso en 3D y guantes compatibles con pantalla táctil.

El pasado enero, SpaceX hizo explotar un cohete en un último lanzamiento de prueba, sin tripulación de la cápsula, en el que demostró que podría llevar a los astronautas a un lugar seguro ante una emergencia durante el despegue.

Nueve años después

 

La NASA perdió la capacidad de transporte desde su territorio en 2011, cuando se dio por finalizado el programa de los transbordadores espaciales. Desde entonces ha dependido de los cohetes rusos Soyuz para enviar a sus astronautas a la ISS, a un precio de 70 millones de dólares por asiento.

En búsqueda de una solución, en 2014, la agencia estadounidense otorgó dos contratos para certificar nuevas naves espaciale: Boeing obtuvo 4.200 millones de dólares por su cápsula Starliner y SpaceX 2.600 millones por el Crew Dragon.

Desde entonces, ambas compañías compiten por ver quién es la primera en enviar una cápsula tripulada al espacio. El próximo miércoles, con el inicio de una nueva era de vuelos espaciales humanos, habrá un ganador.

 

¡Participa con tus comentarios en esta noticia!

 



Recomendamos

Lo más visto