La tecnología satelital revela un monumento escondido en Petra
Oriente Próximo >

La tecnología satelital revela un monumento escondido en Petra

Worldview 2 digital globe 1
|

Un grupo de arqueólogos ha descubierto un gran monumento en el enclave de Petra, en Jordania. Para ello han empleado imágenes de los satélites WorldView-1 y WorldView-2 de la compañía DigitalGlobe, drones y Google Earth.

El descubrimiento es básicamente una monumental plataforma de 56 por 55 metros, más o menos equivalente al doble de una piscina olímpica. Tiene otra plataforma más pequeña en su interior que está pavimentada con losas, rodeada por columnas y con una gigantesca escalera que desciende en dirección al Este. Pudo haber sido construido por los Nabateos en algún momento del siglo II a.C. y haber sido usado como plataforma ceremonial pública.

El arqueólogo Christopher Tuttle, director ejecutivo del Consejo de Centros estadounidenses de investigación en el exterior (Caorc) que ha trabajado en Petra durante dos décadas, ha asegurado al respecto que “no tenemos nada parecido a esto en Petra”.

Este arqueólogo es coautor del trabajo junto con Sarah Parcak, una experta de la Universidad de Alabama en Birmigan que se describe a sí misma como experta en “arqueología desde el espacio”. La tecnología satelital, según Parcak, “nos muestra cambios muy sutiles a nivel de pixeles. Nosotros acentuamos esas diferencias en mapas satelitales, agregando diferentes colores a tierras cultivadas, estructuras urbanas, sitios arqueológicos, vegetación y agua. Luego, sofisticados algoritmos computacionales prueban las diferencias en un proceso constante de refinamiento. Estos ojos adicionales en el cielo exponen un mundo invisible de ciudades perdidas”.

WorldView 1 y 2 son satélites ópticos de muy alta resolución que pertenecen a la compañía DigitalGlobe.

WorldView-1 se lanzó el 18 de septiembre de 2007 y WorldView-2 el 8 de octubre de 2009. Los dos despegaron a bordo de cohetes Delta 7920 desde la base de la fuerza aérea estadounidense en Vandenberg. Está previsto que WorldView-1 dure hasta 2018 y que WorldView-2 lo haga hasta 2017.

Ambos describen una órbita heliosincrónica. WorldView-1 orbita a una altitud de 496 km y utiliza un sensor pancromático para la captación de imágenes, mientras que WorldView-2 orbita a una altitud de 770 km y lleva a bordo un sensor multiespectral de captación de imágenes.  

Las principales aplicaciones de los satélites WorldView son la cartografía de muy alta resolución, la detección de cambios y las imágenes estereoscópicas en 3D. 

La tecnología ha permitido ahorrar dinero, tiempo y esfuerzo en las excavaciones arqueológicas además de posibilitar el descubrimiento de nuevos yacimientos que habrían pasado desapercibidos con los métodos tradicionales de investigación.

Foto: DigitalGlobe



Recomendamos

Lo más visto