UE y ESA defienden la autonomía de lanzamientos espaciales
España >

UE y ESA defienden la autonomía de lanzamientos espaciales

UE ESA
|

(Infodefensa.com) Bruselas.- La Unión Europea (UE) y la Agencia Espacial Europea (ESA) han instado a los Estados miembros a emplear infraestructuras propias para el lanzamiento de dispositivos al espacio, con el objetivo de lograr mayor una autonomía en Política Espacial. Ambos organismos celebraron el VII Consejo Espacial, donde el Consejo de Competitividad adoptó conclusiones sobe “el papel futuro de la UE en el espacio”,  bajo las presidencias rotatorias de Bélgica (al frente actualmente de la UE) y de Italia (a la cabeza de la ESA).

Según declaraciones recogidas por Efe, la ministra belga de Política Espacial, Sabine Laruelle, destacó la importancia de asentar la política europea sobre el espacio en “tres pies”: la Comisión Europea (CE) la ESA y sus países miembros. El Consejo adoptó una resolución en la que invitaron a todos los actores institucionales europeos a considerar como una "alta prioridad" el uso de lanzaderas desarrolladas en Europa, a fin de "mantener un acceso al espacio independiente, fiable y eficaz en los costes".

Laruelle explicó que es lógico que las instituciones europeas se sirvan prioritariamente de la tecnología que han financiado para alcanzar la autonomía en los lanzamientos. No obstante, admitió que esa recomendación no la pueden hacer al sector privado, que intentará obtener las mejores ofertas en un mercado más amplio.

Por su parte, el director general de la ESA, Jean-Jacques Dordain, consideró esta resolución como “un paso  muy importante”, puesto que los países integrantes de la agencia ya manifestaron en 2005 su preferencia por las lanzaderas europeas y ahora otros Estados las considerarán de la misma forma. Uno de los países más interesado en que se utilicen instalaciones europeas es Francia, que cuenta con infraestructuras en la Guayana.

UE y ESA constataron los progresos de proyectos "insignia", como el Programa Europeo de Observación de la Tierra (GMES) y el sistema de navegación por satélite Galileo, la alternativa europea al GPS estadounidense. Asimismo, destacaron la importancia de que la UE busque la financiación apropiada a largo plazo para estos proyectos para después de 2013.

Un programa espacial “reciente”

Según un documento sobre Política Espacial Europea publicado por la Representación Permanente de España ante la UE ( www.es-ue.org), las actividades de la Unión relacionadas con el espacio que se han desarrollado hasta la fecha, se han implementado en el contexto de “políticas relacionadas”, como las de transportes, investigación y desarrollo (I+D) o medioambiente.

Con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa en diciembre de 2009, se produjo un cambio sustancial, ya que incluye la obligación de elaborar una Política Espacial propia. En el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) se atribuye a  la UE la competencia para llevar a cabo acciones en el ámbito del espacio, “sin que el ejercicio de esta competencia pueda tener por efecto impedir a los Estados miembros ejercer la suya”.

La definición de esta nueva política espacial europea fue acompañada de un incremento de las actividades espaciales de la UE, así como, en la medida de lo posible, del gasto asociado a estas. La mayor parte de la actividad europea en el espacio se realiza a través de la ESA, organismo intergubernamental compuesto por 18 Estados miembros Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Portugal, Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza.

Cómo afecta a España

En el caso de España, es fundamental tratar de garantizar un acceso equilibrado a los programas espaciales para la industria, especialmente en lo que se refiere a las Pymes, que son integrantes de grandes sistemas, pero pueden ser muy competitivas en la provisión de subsistemas.

Los aspectos más discutidos en la definición de la política espacial europea son los relativos a la política industrial y de compras que la UE debe adoptar en materia de espacio. El reto ahora es determinar cómo y hasta qué punto trasladar esta política a los programas gestionados por la Unión, mejorándola en la medida de lo posible.

Para ello, habrá que estudiar cuáles son los aspectos específicos del sector espacial que podrían aconsejar que tuviera, como el sector de la Defensa, una regulación particular, diferente de la normativa general de compras públicas de la UE.

Por otro lado, el desarrollo de una nueva política espacial europea va a ser especialmente difícil en el contexto actual de contención presupuestaria. La colaboración internacional, de Europa con países terceros, puede ser una opción muy interesante, especialmente en lo relativo a la exploración espacial.

En este sentido, los miembros del Consejo Espacial señalaron las aportaciones de los sistemas espaciales europeos a la observación del cambio climático y sus efectos, e instaron a los países miembros a expandir sus acuerdos con África. Asimismo, valoraron el potencial del Servicio de Navegación Geoestacionaria Europea (EGNOS) -precursor de Galileo- para reforzar la seguridad en el transporte aéreo y el desarrollo económico en el continente africano. Además, comentaron que la iniciativa conjunta que llevan a cabo GMES y África representa un paso adelante para la gestión sostenible de los recursos naturales africanos y de su preservación medioambiental.



Recomendamos

Lo más visto