Las grandes amenazas del mercado de seguros espaciales
Perspectivas >

Las grandes amenazas del mercado de seguros espaciales

|

Peter B. de Selding / Space News / Dubai.- Según expertos en seguros espaciales, el precio de asegurar el lanzamiento y el primer año en órbita de un satélite ha caído alrededor de un 50 por ciento en los últimos seis años. Un hecho que ha vuelto vulnerable al mercado de las aseguradoras que podría verse convulsionado si un lanzamiento fallido tuviera lugar.

Según Space News,  la peor pesadilla de las aseguradoras sería que fallara el lanzador Ariane-5, un cohete que por lo general porta al menos dos satélites por vuelo. Al  menos en tres ocasiones, el ingenio europeo ha puesto en órbita satélites cuyos seguros estaban valorados en 750 millones de dólares, según las cifras recopiladas por XL Insurance of New York.

Dado que las primas totales de seguros para el mercado espacial mundial no superan los mil millones de dólares, un fracaso de tal calibre acabaría con el 75 por ciento de los ingresos por primas anuales de un solo golpe.

A pesar de todos los riesgos derivados que conlleva asegurar un satélite, nuevos contratos han sido firmados en el sector al amparo de los beneficios facturados por las aseguradoras los últimos años.

Atrás han quedado los recuerdos de 1998 y 2000, años en que las reclamaciones alcanzaron el millón y medio de dólares, cantidad que superó unas primas que estaban casi al mismo nivel que al que se encuentran hoy en día.

Pero no solo un error en un Ariane-5 podría sacudir la industria. Un accidente del lanzador espacial ruso Proton, que en ocasiones porta satélites asegurados en más de 400 millones de dólares, también sería un duro golpe para el mercado asegurador espacial. No obstante, la calidad de los cohetes Ariane-5 y Proton no es algo que esté en tela de juicio. De hecho, la mayoría de las indemnizaciones que las aseguradoras han tenido que dar en los último cinco años derivan no de problemas en los lanzadores sino del funcionamiento de los satélites una vez puestos en órbita.

El riesgo de satélites geoestacionarios

Según Christopher Kunstadter, vicepresidente de XL Insurance of New York, en la actualidad el valor total asegurado de los satélites en órbita geoestacionaria es de unos 22 mil millones de dólares. Así, dos o tres grandes fracasos, con independencia de su motivo, sacudirían el mercado por completo.

"A lo mejor sigue siendo un negocio saludable pero las tasas son bajas y los márgenes cada vez reducidos. Creo que nos encontramos en un punto de inflexión. Si las tasas actuales son la mitad de lo que eran en 2004, entonces el volumen de primas debe ser aproximadamente la mitad de lo que era entonces”, señaló Kunstadter el martes 28 de febrero durante una presentación en un importante foro espacial.

En opinión de Simon D. Clapham, del London’s Liberty Syndicate asociado a Lloyd, la disminución de las primas ha sido tan espectacular que su compañía se ha centrado en las políticas en órbita.

"Los márgenes son increíblemente estrechos. Si tenemos que afrontar el pago de más de mil millones de dólares en tan solo un año podría haber una reacción instintiva que provocara que los precios se dispararan en el mercado”, destacó Clapham.

“Solo 20 lanzamientos asegurados al año”

Generalmente, el seguro del satélite es el tercer gasto más grande para un operador de satélites. Una inversión solo superada por el precio que supone diseñar y desarrollar el artefacto así como su lanzamiento. En la actualidad, es común pagar una prima del seis por ciento por el lanzamiento de un satélite y su primer año en órbita.

A juicio de Marco Ramadoro, director ejecutivo de la italiana Satec, dijo que el de productos pensados para el sector espacial que copan estos días este mercado es debido a la rentabilidad derivada de este durante la última década.

En estos momentos, se oferta alrededor de un 50 por ciento más de la cobertura de seguro espacial necesaria para cubrir la demanda anual de la industria lo que está provocando el abaratamiento de los productos.

"Sólo hay 20 a 23 lanzamientos asegurados al año, son muy pocos. Por eso una gran pérdida podría provocar una gran reacción”, destacó Ramadoro.

Fotografía: Wikimedia Commons

Traducción Infoespacial



Recomendamos

Lo más visto