La ESA elige a dos equipos de la UPM para hacer experimentos en vuelos parabólicos
España >

La ESA elige a dos equipos de la UPM para hacer experimentos en vuelos parabólicos

Esa upm
|

Cuatro equipos de investigadores universitarios, dos de ellos de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), llevaron a cabo experimentos en vuelos parabólicos de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés). Los equipos fueron seleccionados para el programa Fly Your Thesis! 2016 de la Agencia.

Los cuatros quipos participantes han sido: el Tepim y el Cfvib de la UPM, el Politethers del Politécnico de Milán y el Anemoi4 de la universidad alemana Duisburg-Essen. Durante la 65ª campaña de vuelos parabólicos de la ESA, los cuatro equipos llevaron a cabo experimentos en ingravidez a bordo del avíon de Airbus Zero-G.

El equipo Tepim estudió el proceso de fusión en materiales con cambio de fase en condiciones de ingravidez, mientras que el equipo Cfvib, también de la UPMinvestigó el comportamiento de los fluidos sujetos a vibraciones de alta frecuencia y baja amplitud. 

Por su parte, el Politethers probó los algoritmos y dinámicas de control para sistemas basados en cables, con vistas a posibles aplicaciones futuras para remolcar basura espacial y sacarla de órbita. Por último, el equipo Anemoi4 examinó las velocidades de viento necesarias para levantar polvo en una atmósfera similar a la marciana.

Los experimentos españoles

El equipo Tepim desarrolló un experimento que estudia el efecto Marangoni durante la fusión de materiales con cambio de fase (PCM) en condiciones de ingravidez. Este efecto resulta muy difícil de estudiar en la Tierra, ya que la convección dominaría los fenómenos producidos durante la transición entre fases. El efecto Marangoni es la transferencia de masa en una interfase entre dos fluidos debido a un gradiente de tensión superficial.

No obstante, en ausencia de gravedad no hay convección, y el equipo deseaba observar la influencia del efecto Marangoni en el comportamiento de fusión de los PCM. Estos materiales pueden utilizarse para el control térmico de naves espaciales, pero también tienen numerosas aplicaciones en la Tierra.

El jefe del equipo Tepim, Andrés Cobos, explicó que "la sensación al efectuar la primera parábola de microgravedad será algo que recordaremos toda nuestra vida y, lo que es más importante, la experiencia que ha supuesto todo el proyecto hay sido muy enriquecedora".

Por su parte, el equipo Cfvib observó cómo se pueden controlar los fluidos en microgravedad usando vibraciones de alta frecuencia. En ingravidez, los fluidos presentan un comportamiento muy distinto al que tienen en condiciones normales de gravedad. Por ejemplo, el chapoteo del combustible en los depósitos de las naves espaciales es un gran problema que aún no se ha resuelto.

Los equipos fueron seleccionados en diciembre de 2015 y pasaron unos ocho meses desarrollando sus experimentos. Durante este periodo fueron supervisados de cerca por ESA Education, Novespace y por un mentor designado por la Asociación Europea para la Investigación en Baja Gravedad (Elgra, por sus siglas en inglés).

Fotografías: ESA



Recomendamos

Lo más visto