La ESA celebra en España los 40 años de la red de seguimiento espacial europeo
España >

La ESA celebra en España los 40 años de la red de seguimiento espacial europeo

DSC 0402
|

La Agencia Espacial Europea (ESA) celebró este jueves el 40 aniversario de su red de estaciones de seguimiento espacial, Estrack, el indispensable vínculo con los satélites que permiten a los científicos aprender sobre la Tierra, el Sistema Solar y el Universo. El acto tuvo lugar en la estación de Cebreros (Ávila) que alberga una de las tres antenas de la red europea. La instalación abulense también está de enhorabuena, ya que el próximo 28 de septiembre se cumplen diez años de la instalación de su antena de 35 metros.

El director de Vuelos Tripulados y Operaciones de la ESA, Thomas Reiter, dio la bienvenida a más de un centenar de invitados y autoridades presentes en el evento. Durante su  intervención, el astronauta subrayó que “con el apoyo sólido y continuado de la industria europea la capacidad tecnológica de la red está en continua evolución, para responder así a los cada vez más exigentes requisitos operacionales de las futuras misiones de ciencia y observación de la Tierra”.

Reiter además señaló que esta red de seguimiento permite “determinar con gran precisión la posición de satélites a millones de kilómetros de distancia de nuestro planeta, algo crucial por ejemplo para misiones como Rosetta”.

El director aprovechó la oportunidad para "felicitar a todos los que, en el pasado y en el presente, con su esfuerzo por diseñar, mantener y desarrollar las estaciones de seguimiento de Estrack han situado a la ESA en la vanguardia mundial de las organizaciones capaces de dar apoyo a las misiones más complejas". 

En el acto conmemorativo también participaron el director de Ciencia y Exploración Robótica de la ESA, Álvaro Giménez, el antiguo director de la Estación de Seguimiento de Villafranca, Valeriano Claros-Guerra y el Project Manager de la Red de Espacio Profundo de la NASA, Alaudin Bhanji.  

Giménez dijo que “las estaciones de seguimiento de la ESA y su excelente tecnología resultan indispensables para los científicos espaciales, que no podrían llevar a cabo su investigación sin la garantía de que van a obtener valiosos datos”. En esta línea, afirmó que “ya se han descargado imágenes de un cometa de 4.500 millones de años, datos sobre física fundamental de agujeros negros o un mapa que muestra a nuestro universo poco después de nacer”. A este respecto, concluyó que “estrack nos vincula con naves que viajan hacia las fronteras del conocimiento humano”.

Por su parte, Claros manifestó que el sistema de antenas supone un excelente apoyo a las misiones espaciales. “Estoy muy contento de haber participado especialmente en estos cuarenta años de ingeniería de la Agencia Espacial Europea”, comentó, para después recordar su paso por las estaciones de Villafranca y Cebreros. Por último, Bhanji habló sobre la red de espacio profundo de la NASA, gestionada por el JPL (Jet Propulsion Laboratory)  y destacó la colaboración en este ámbito entre la ESA y la agencia norteamericana.

Cebreros y la Red Estrack

Después de cuatro décadas, la Red Europea de Seguimiento de la ESA, Estrack, se ha expandido hasta alcanzar un alcance global y en la actualidad emplea tecnología de vanguardia para conectar a científicos y controladores con las naves que orbitan la Tierra, observan el Sol, estudian estrellas o se adentran en las profundidades del Sistema Solar. 

La red Estrack cuenta con tres estaciones: New Norcia (Australia), Cebreros (España) y Malargüe (Argentina). Estas instalaciones están operadas de forma remota desde el Centro Europeo de Operaciones Espaciales (ESOC) en Darmstadt, Alemania. En estos momentos monitoriza más de una docena de misiones de ciencia y observación de la Tierra, incluyendo los satélites Swarm y los Sentinel, y las misiones Rosetta, Gaia y Mars Express

La estación de Cebreros se inauguró el 28 de septiembre de 2005 para completar la cobertura de los satélites proporcionada por New Norcia desde 2003. Esta instalación está localizada a 120º al Este y Oeste de la misma. La estación de la ESA en España en Villanueva de la Cañada hubiera sido un lugar perfecto, sin embargo las autoridades de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información, que gestionan el Espectro Español de Frecuencia, indicaron que la antena estaría demasiado cerca de la ciudad de Madrid y podría causar interferencias en los repetidores de teléfonos móviles de tercera generación.

Como consecuencia, se escogió Cebreros, a unos 90 kilómetros al noroeste de Madrid, en la provincia de Ávila, donde había además unas instalaciones en desuso de la NASA. En abril de 2002 comenzaron las negociaciones para el acuerdo entre la ESA y España con el fin de establecer la estación. El acuerdo final se firmó en 2003 y, en marzo de 2004, el INTA hizo entrega formal de los terrenos y edificios a la agencia europea, que comenzó con los trabajos de modernización de las infraestructuras y de instalación de una nueva planta de energía.

Las tres estaciones pueden comunicarse con satélites en órbita a 5 UA (Unidades Astronómicas) de distancia, unos 800 millones de kilómetros, y en el futuro próximo proporcionarán un apoyo crucial a las misiones europeas a Marte, Mercurio, Júpiter y sus lunas, y a nuestro Sol. 

Foto: Benjamín Carrasco / Infoespacial.com



Recomendamos

Lo más visto