La fuerte demanda de servicios satelitales favorecerá la competitividad
Estados Unidos >

La fuerte demanda de servicios satelitales favorecerá la competitividad

|

(infoespacial.com) Madrid.- En los próximos 10 años la fuerte demanda de servicios satelitales continuará marcando la necesidad de nuevos satélites, lo que redundará en el aumento de la competencia para lograr contratos. Así se expresa el último informe de la consultora Frost & Sullivan titulado “Global Launch Systems and Satellites”.

“El principal impulsor de la industria satelital es la insaciable necesidad de banda ancha que permita las comunicaciones por internet, la transmisión de voz y datos por teléfonos móviles, la transmisión por satélite de video DTH, el entretenimiento en vuelo, etc. Se está haciendo más competitiva porque más empresas ven crecer la demanda y quieren aprovecharse de ella”, declara Michael Blades, analista senior de la industria de defensa y aeroespacio de Frost & Sullivan, entrevistado por Via Satellite.

Aunque los satélites y los lanzamientos crecerán en número de aquí a 2025, la consultora estadounidense predice que el gasto espacial mundial seguirá relativamente plano, porque las nuevas tecnologías y la aparición de nuevos actores en el mercado fomentarán la competitividad, reduciendo los costes pese a la fuerte demanda. Y pone de ejemplo que las empresas están buscando lanzamientos duales de satcoms cada vez más a menudo. Así Arianespace lo hizo en marzo con el Astra 5B y el Amazonas 4A, en septiembre con el  Measat 3b y el Optus 10, y en diciembre con el DirecTV 14 y el GSAT 16. O Boeing, que integró en noviembre dos satélites 702SP en un solo cohete Falcon 9 de SpaceX.

La impresión en tres dimensiones también tendrá un impacto muy significativo en las técnicas de construcción y en los sistemas lanzadores. Compañías como Airbus, Lockheed Martin, Ruag y Aerojet Rocketdyne ya están explorando el potencial de la llamada fabricación por adición. Blades anticipa que esta revolución tendrá efectos en los satélites más grandes al reducir sus tiempos de producción. Para los cohetes el uso del 3-D podría ser mayor.

“Ambas industrias se beneficiarán de la fabricación aditiva, pero los fabricantes de vehículos de lanzamiento probablemente lo harán aún más. Eso se debe a que los proveedores de lanzamientos se basan en la actualidad en lanzadores no recuperables y tienen más costes que los fabricantes de satélites. Los satélites deben ejecutar misiones específicas que requieren sensores y sistemas complejos. Lockheed Martin ha predicho que un satélite A2100 podría llegar a tener hasta el 50% de sus componentes creado por fabricación aditiva. En potencia un vehículo de lanzamiento podría ser generado completamente a través de la impresión 3-D", explicó.

Blades espera que la propulsión eléctrica sea cada vez más aceptada a medida que mejora su tecnología. En comparación con la propulsión química, los sistemas eléctricos pesan menos, lo que brinda a los operadores la oportunidad de elegir entre una nave espacial más ligera u otra con más componentes, pero por el contrario tardan más en alcanzar la órbita correcta y en entrar en servicio. Los satélites totalmente eléctricos pueden tardar meses en llegar a su órbita después de su lanzamiento, mientras que los propulsados ??químicamente sólo necesitan días. El consultor de Frost & Sullivan estima que los pros son mayores que los contras y que aumentará la demanda.

En cuando a la industria de lanzamientos, Blades pronostica que los  pequeños lanzadores de satélites ganarán en popularidad. Este mercado ha visto aparecer nuevos operadores, como Firefly Space Systems y Rocket Lab, y aumentar el foco de los ya establecidos como Arianespace con Vega y Lockheed Martin con Athena. Pero en última instancia, el mayor estímulo para la competitividad de este segmento sigue siendo SpaceX.

“SpaceX está desafiando los tradicionales roles de los proveedores de lanzamientos, suministrando capacidades eficientes, viables y a bajo coste, Parecen trabajar en un modelo de negocio por volumen y no por beneficio de cada lanzamiento, y están provocando que suministradores globales, como Arianespace, busquen fórmulas para reducir costes y no perder negocio”, puntualiza Blades.

Foto: Frost and Sullivan



Recomendamos

Lo más visto