El robot Philae de la misión Rosetta marca un nuevo hito de la exploración espacial
Europa >

El robot Philae de la misión Rosetta marca un nuevo hito de la exploración espacial

|

(infoespacial.com) Madrid.- La noticia más importante de 2014 desde el punto de vista de la industria del espacio ha sido, sin duda, el exitoso aterrizaje del robot Philae sobre la superficie del cometa 67/PChuryumov-Gerasimenko, una delicada operación de ingeniería que, paradójicamente, no salió como estaba prevista.

El Philae viajó durante más de 10 años empotrado en la sonda Rosetta, una nave diseñada por los expertos de la Agencia Espacial Europea (ESA) con el ambicioso objetivo de estudiar de cerca el cometa, descubrir sus características y  entender el papel que pudieron tener estos cuerpos celestes en la formación de la vida en nuestro sistema solar.

La misión ya ha sido un éxito y nadie discute que los datos que ha transmitido Rosetta a la Tierra –que tardaban casi media hora en llegar de lo lejos que estaba- se han convertido en el hallazgo científico del año que ahora termina. Así lo consideran dos de las revistas científicas más prestigiosas del mundo, Science y Nature.

Rosetta despegó del Centro Espacial Europeo de Kourou, en la Guayana Francesa, el 2 de marzo de 2004 a bordo de un cohete propulsor Ariane 5. La sonda permaneció hibernada dos años y medio para ahorrar energía y fue reactivada en enero para cazar al 67/P en agosto tras recorrer 6.400 millones de kilómetros y pasar dos veces cerca de la Tierra en 2005 y 2007, y de Marte en 2007, para aprovechar su fuerza centrífuga.

En su largo camino hacia la órbita de Júpiter se encontró con dos asteroides, el Stenis en 2008; y el Lutetia, en 2010, a los que fotografió gracias a su cámara Osiris.

Una vez que la sonda empezó a orbitar sobre el cometa, los científicos tuvieron que decidir dónde se iba a producir el aterrizaje. Barajaron varias alternativas y finalmente se decantaron por el punto J, al que bautizaron como Agilkia. Después acordaron la fecha para el acontecimiento: el 12 de noviembre.

Philae fue lanzada ese día en caída libre y contaba con varios sistemas de frenado y anclaje para fijarse a la superficie, pues la gravedad en el cometa es ínfima y la velocidad de escape era de sólo un metro por segundo.

Los dos arpones y el pequeño propulsor superior no funcionaron correctamente y el robot rebotó hasta dos veces en una maniobra incierta que a punto estuvo de hacer fracasar toda la arriesgada operación.

Philae se posó en un lugar indeterminado, menos iluminado y más agresivo de lo planeado, lo que planteó retos adicionales. Con 60 horas de autonomía, los científicos e ingenieros activaron todos los experimentos posibles en una frenética cuenta atrás. Las baterías no se cargaban por la falta de luz, pero el robot consiguió realizar todas las tareas asignadas y enviarlas a la Tierra a través de Rosetta.

Finalmente Philae se apagó pero es posible que se encienda en el verano de 2015 pues el cometa alcanzará su perihelio en agosto y los paneles solares recibirán entonces suficiente luz. Aunque pudiera ser que la actividad del cometa, que expulsa gases de sulfuro, amoniaco, metano y alcoholes, afecte a sus sistemas.

En cualquier caso, Rosetta seguirá bien activa en su órbita registrando los cambios estructurales hasta que termine su misión en diciembre de 2015.

Foto: ESA



Recomendamos

Lo más visto