Excesivos impuestos frenan la industria aeroespacial en Costa Rica
España >

Excesivos impuestos frenan la industria aeroespacial en Costa Rica

|

(infoespacial.com) San José.- Las altas tasas impositivas en Costa Rica impiden la contratación de personal y el traslado de más operaciones de la compañía Ad Astra Rocket al país, según declaraciones de los directivos recogidas por el diario local LaRepublica.net.

La sociedad, propiedad del astronauta costarricense Franklin Chang, trasladó hace seis años parte de las operaciones al país, con el objetivo de que Costa Rica incursionara en la industria aeroespacial. Sin embargo, las elevadas tasas de tributación  han imposibilitado este proyecto, especialmente en lo referente a la contratación de nuevos equipos.

“Por el último equipo que trajimos tuvimos que pagar 20.000 dólares, un monto muy alto para una empresa de investigación y desarrollo que no genera dividendos, pues todavía no producimos nada”, explica el director ejecutivo de la sociedad en Costa Rica, Ronald Chang.

El directivo admite que sobreviven solamente con los recursos que les envía su casa matriz, en Houston, Estados Unidos, además de “algunas charlas y seminarios que impartimos sobre los proyectos que estamos realizando”.

Ad Astra paga una media de 20.000 y 30.000 dólares al año sólo en impuestos, una suma por la que podrían contratar a dos ingenieros locales y por ende, agilizar el proceso de investigación. Asimismo, la cuestión tributaria ha impedido que Chang traslade al país más procesos operativos desde la sede norteamericana.

“En Costa Rica solo tenemos el 10% de las operaciones y están aquí porque Franklin así lo ha querido. En Houston se podría hacer lo mismo que se hace aquí y saldría mucho más barato”, afirma Ronald Chang.

Necesidad de regulación arancelaria

El problema radica en que el Ministerio de Hacienda no cuenta con una regulación arancelaria diferente para las empresas de investigación y desarrollo como Ad Astra, por lo que deben pagar todos los impuestos como cualquier empresa, pese a no obtener beneficios.

La única opción sería formar parte de una zona franca, sin embargo, la firma de Chang no tiene los recursos económicos para cumplir con los requerimientos que esto significaría. Además, no podría cobrar por las charlas y seminarios que realizan con ingenieros en diferentes partes del país, lo cual reduciría aún más los recursos con los que cuenta la compañía para operar en territorio nacional.

“No podemos darnos el lujo de no cobrar honorarios por servicios profesionales, porque ello nos genera buenos ingresos, lo que pasa es que a nivel internacional una empresa como la nuestra tendría que pagar cero impuestos”, protesta Chang. “No obstante, en el país ocurre todo lo contrario y esa medida lo que hace es desincentivar la investigación y el desarrollo”, apunta.

Futuro proveedor de la NASA

De momento, Ad Astra continúa con las investigaciones para el diseño y construcción del motor de plasma, y espera cumplir este año con la segunda de cinco etapas para ser proveedor de la Agencia Espacial Estadounidense (NASA). Esta fase consiste en presentar los documentos que prueben el diseño preliminar del proyecto.

El Banco Popular y de Desarrollo Comunal, entidad líder en la economía social de Costa Rica, financiará este proyecto, que busca crear el motor de plasma para viajar a Marte.

"Para el Banco Popular es fundamental participar en proyectos como el que propone Ad Astra, en cumplimiento del objetivo de nuestra Institución de convertirse en una entidad financiera líder en innovación e impulsar iniciativas de investigación y desarrollo que permitan al país generar valor agregado en la tecnología que ofrece al resto del mundo", explica el gerente general corporativo del Banco Popular, Gerardo Porras, en declaraciones recogidas por el diario económico CentralAmercaData.com.

La empresa costarricense se encarga del desarrollo del sistema de enfriamiento que permitirá al motor operar de forma continua en el espacio. Actualmente se simulan condiciones de vacío para lograr el objetivo.

La finalidad, tanto por parte del Banco Popular como de la corporación regional de soluciones informáticas GBM (también patrocinadora) consiste en potenciar el crecimiento de los jóvenes talentos que se gestan dentro de este proyecto de alcance mundial.

El motor que construye Ad Astra Rocket pretende utilizar las cualidades del cuarto estado de la materia -el plasma- para impulsar vehículos espaciales, reduciendo drásticamente las necesidades de combustible, lo cual facilitaría proyectos como la colonización de la Luna y la exploración del sistema solar.



Recomendamos

Lo más visto