Sentinel 3A, el nuevo vigía de la Tierra
Europa >

Sentinel 3A, el nuevo vigía de la Tierra

SENTINEL 3A
|

El satélite Sentinel 3A ya es una realidad. Después de ocho años de duro trabajo, este ingenio espacial desarrollado por la Agencia Espacial Europea (ESA) aguarda entre algodones en la sede de Thales Alenia Space en Cannes su traslado a Rusia desde donde despegará el próximo mes de diciembre.

Sentinel 3A representa a una nueva generación de satélites de observación de la Tierra capaces de obtener imágenes con una resolución y precisión nunca antes vista. Su principal misión consistirá en la realización de un chequeo continuo sobre el estado de los mares y océanos a través de mediciones de la temperatura en superficie, nivel del mar, color de las aguas y espesor del hielo marino.

En tierra firme, esta joya tecnológica trazará mapas de la utilización de la tierra y proporcionará información sobre el estado de la vegetación, los cauces fluviales o los incendios forestales. Además, facilitará datos científicos de la situación de la atmósfera terrestre, determinantes para entender la evolución y efectos del cambio climático.

Durante la presentación del satélite el pasado jueves en Cannes, el director de la ESA de Programas de Observación de la Tierra, Volker Liebig, afirmó que “este nuevo satélite supone un complemento importante para sus satélites hermanos Sentinel 1A y Sentinel 2A. “Con la vista puesta en la superficie oceánica, traerá grandes beneficios a los Servicios Oceánicos de Copérnico y a la comunidad científica”, añadió.

El representante de la Comisión Europea, Andras Roboz, destacó que Sentinel 3A es “otra piedra angular de Copérnico” y aseguró que este programa “complejo” permitirá “incrementar el conocimiento sobre el estado de la Tierra y facilitar la adaptación al cambio climático”.

Por último, el jefe del proyecto de Thales Alenia Space, Yvan Baillion, subrayó que “tras años de desarrollo, integración y pruebas con más de 100 empresas participantes este satélite está listo para su envío a la base de lanzamiento”. Baillion apuntó que la tecnología a bordo permitirá “transferir los datos adquiridos durante una órbita en seis minutos”

En su estructura se integran cuatro elementos fundamentales: Ocean and Land Colour Instrument (OLCI), Sea and Land Surface Temperature Radiometer (SLSTR), Radar Altímetro de Apertura Sintética (SRAL), Radiómetro de Microondas (MWR).

Instrumentos precisos

El OLCI cubre 21 bandas espectrales con un ancho de barrido de 1270 kilómetros, cuenta con un diseño optimizado para minimizar el brillo solar y una resolución de 300 metros en todas las superficies.

Por su parte, el SLSTR dispone de nueve bandas espectrales, que determinan la temperatura de la superficie del mar a escala mundial con una precisión superior a 0,3 K y dos bandas adicionales para la monitorización de incendios. Este instrumento tiene una resolución espacial en los canales visible e infrarrojo de onda corta de 500 metros y 1 km en los canales infrarrojos térmicos. Su ancho de barrido alcanza los 1420 kilómetros en nadir y 750 en vista oblicua.

El SRAL con una doble frecuencia en banda Ku y C proporciona mediciones con una resolución de 300 metros en el modo SAR larga vista. Este aparato estará apoyado por el MWR que trabaja en las frecuencias 23.8 y 36.5 GHz para la corrección atmosférica y por el receptor DORIS para el posicionamiento orbital. Este paquete topográfico permite mediciones exactas del nivel del mar y facilita información precisa sobre el hielo marino, ríos y lagos.

Como en el caso de Sentinel 1 y 2, este ingenio espacial tendrá un hermano gemelo, Sentinel 3B, cuyo lanzamiento está previsto para mediados de 2017. Los dos satélites estarán en la misma órbita con una separación de 180 grados y aumentarán la velocidad de recogida de información. Una vez operativos, los dos modelos permitirán un tiempo de revisita de menos de dos días para OLCI y de menos de un día para SLSTR. La posición de los satélites proporcionará además una repetición cada 27 días del paquete topográfico.

Programa Copérnico

En las próximas semanas, Sentinel 3A será trasladado al puerto espacial ruso de Plesetsk en un avión de carga Antonov para su lanzamiento el próximo diez de diciembre a bordo de un cohete la compañía Rokor. En Rusia se calibrarán los sistemas y se comprobará que todo está en orden antes de la integración final en el lanzador.

En la construcción de este satélite han participado un centenar de empresas de toda Europa durante ocho años. Thales Alenia Space, como contratista principal, ha sido responsable los últimos dos años de la integración final y de las pruebas técnicas en sus instalaciones de Cannes. Tras alcanzar su órbita, será operado conjuntamente por la ESA y EUMESAT.

Sentinel 3A forma parte del programa Copérnico de la Comisión Europea para la monitorización del medio ambiente. Este ambicioso proyecto cuenta con un presupuesto de 3.394 millones de euros para el desarrollo de componentes espaciales en el periodo 2014-2020 y un añadido de 897 millones de euros para la gestión de servicios.

Este satélite, de 1.150 kilos, estará situado en una órbita polar a unos 814 kilómetros de altura y tendrá una vida mínima de siete años, aunque existe la posibilidad de que alcance hasta 12 años de servicio ininterrumpido. El coste total de su construcción está cifrado en 350 millones de euros.

Foto: ESA



Recomendamos

Lo más visto