China lanza su primer rover lunar
China >

China lanza su primer rover lunar

001ec949faf11404e1af11
|

(infoespacial.com) Pekín.- China lanzó el domingo 1 de diciembre la sonda Chang'e-3 con destino a la Luna a bordo de un cohete portador Gran Marcha-3B desde el Centro de Lanzamiento de Satélites Xichang en el suroeste del país. La nave está compuesta por un módulo de alunizaje que transporta en su interior el rover lunar Yutu.

Según destacó la agencia estatal china de noticias Xinhua, esta es la primera ocasión en que China envía una nave espacial para un descenso suave en la superficie de un cuerpo extraterrestre y lo estudiará. Es también  el primer vehículo lunar lanzado en el siglo XXI. Hasta el momento, sólo EE UU y la desaparecida Unión Soviética han efectuado un alunizaje suave. Es esteel primer alunizaje suave desde la misión rusa Luna 24, hace 37 años.

Esta previsto que la sonda alunice a mediados de diciembre, más concretamente en la Bahía del Arco Iris el día 14. Su misión incluye el estudio de la estructura geológica y de las sustancias de la superficie lunar, así como la búsqueda de recursos naturales. Establecerá un telescopio en la Luna por primera vez en la historia de la humanidad, observará la plasmasfera sobre la Tierra y medirá la superficie lunar a través de un radar.

La misión Chang'e-3 es la segunda etapa del programa lunar de China, que incluye la orbitación, descenso y retorno a la Tierra. Tiene lugar después de los éxitos de las misiones Chang'e-1 y Chang' e-2 en 2007 y 2010.

Tras despegar a las 18:05 horas del 24 de octubre de 2007 del Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang, en el suroeste de China, la Chang'e-1 entró en órbita lunar después de 18 días con una sola corrección orbital (el ajuste necesario para alcanzar la órbita deseada alrededor de un cuerpo).

El 12 de noviembre de 2008, se publicó un holograma de toda la Luna hecho con los datos recogidos por la Chang'e-1, que sigue siendo el holograma lunar más completo publicado hasta la fecha. Después de volar alrededor de la Luna durante 494 días, a las 16:13 horas del 1 de marzo de 2009, la Chang'e-1 realizó un aterrizaje duro en la superficie lunar.

Lanzada el 1 de octubre de 2010, la Chang'e-2 fue una sonda piloto para la Etapa II del programa lunar. Se lanzó el 1 de octubre de 2010 desde Xichang y experimentó tecnologías clave para la Chang'e-3, reconociendo además el futuro área de alunizaje de esta. A diferencia de la Chang'e-1, lse envió directamente a la órbita lunar a bordo de un cohete portador Gran Marcha-3C. La transferencia de la órbita de la Tierra a la de la Luna se logró en sólo 112 horas.

A su llegada a una órbita circular 100 kilómetros sobre la superficie lunar, la sonda se trasladó a una órbita elíptica más cercana después de haber terminado varias pruebas en órbita y tomó una serie de imagenes de resolución de 1,5 metros (lo que significa que cada píxel captura un área de 1,5 metros cuadrados de terreno) de Sinus Iridium, el lugar de aterrizaje elegido para Chang'e-3.

Wu Zhijian, portavoz de la Administración Estatal de Ciencia, Tecnología e Industria para la Defensa Nacional, dijo que la Chang'e-2 había logrado varios hitos. Era la primera vez que una nave espacial había volado desde la órbita lunar hasta la órbita del segundo Punto de Lagrange (L2), donde la gravedad del Sol y de la Tierra equilibran el movimiento orbital del satélite, y la primera vez que una nave espacial se encontraba con el asteroide Toutatis a corta distancia, capturando imágenes con una resolución de diez metros.

Actualmente, la Chang'e-2 se encuentra a más de 60 millones de kilómetros de distancia de la Tierra y se ha convertido en el primer asteroide artificial de China. Se dirige al espacio profundo y se espera que viaje hasta 300 millones de kilómetros de la Tierra, antes de que se pierda el contacto con ella.

Alunizaje controlado

Después de entrar en la órbita lunar, la Chang'e-3 pasará a través de seis etapas de desaceleración para acabar descendiendo sobre la superficie lunar desde una altitud de 15 kilómetros.

Los procesos de toma suave de las naves espaciales no tripuladas de EEUU y la antigua Unión Soviética no tenían capacidad de planear o evitar obstáculos. La Chang'e-3 puede estudiar con precisión los accidentes geográficos en la zona de alunizaje e identificar los puntos más seguros para descender.

Con el fin de posarse sobre la superficie de forma rápida, la sonda está equipada con sensores de alta precisión y respuesta rápida que analizan sus movimientos y los alrededores. El motor de propulsión variable (completamente diseñado y realizado por científicos chinos) puede generar hasta 7.500 newtons de fuerza.

El Yutu (Conejo de Jade), el vehículo lunar autónomo de seis ruedas que se desprenderá del módulo de aterrizaje, se controlará cuando sea necesario por los científicos en la Tierra.

Es posible que China logre la tercera etapa de su programa lunar en 2017, que consiste en hacer descender en la luna una sonda, liberar un vehículo lunar y hacer volver la sonda a la Tierra. La misión de la sonda lunar tiene una gran importancia científica y económica, según los responsables del programa de la sonda lunar. La misión ha contribuido al desarrollo de un número de tecnologías espaciales y algunas de ellas pueden aplicarse en el sector civil, agregaron.

Ayuda europea

La red de estaciones de seguimiento de la Agencia Espacial Europea (ESA),  hah ayudado desde el momento del lanzamiento a la misión china, proporcionando un apoyo crucial durante su viaje hacia la Luna y su estancia en ella.

Según anuncio la Agencia, la ESA seguirá la misión a lo largo de todo el viaje a la Luna. Durante la fase de descenso y después del alunizaje, utilizará sus estaciones de espacio profundo para proporcionar servicios de localización ultra-precisos. Las estaciones de Cebreros, en España, y Nueva Norcia, en Australia, grabarán las señales enviadas por Chang’E-3 durante la fase de alunizaje, ayudando a la agencia espacial china a reconstruir y analizar la trayectoria de la nave.

Instantes después del despegue, la antena de 15 metros de la ESA en Kurú, Guayana Francesa, empezó a prestar apoyo de telecomunicaciones, recibiendo las señales de la misión y enviando comandos en coordinación con el centro de control de la misión en China. Kurú seguirá a la nave hasta que entre en órbita lunar el próximo viernes y durante su descenso a la superficie de la Luna, en coordinación con las estaciones de seguimiento chinas. El alunizaje y las operaciones en superficie se controlarán desde dos estaciones chinas: Kashi y Jiamusi.

“En cuanto la nave se encuentre sobre la superficie lunar, utilizaremos nuestras antenas de espacio profundo de 35 metros de diámetro en Cebreros y Nueva Norcia para determinar su posición utilizando la técnica ‘delta-DOR’, explica Erik Soerensen, responsable del apoyo de seguimiento a misiones externas en el ESOC. “La técnica ‘delta-DOR’ permite determinar la posición de la nave con una precisión extrema, lo que ayudará a nuestros compañeros chinos a evaluar con precisión el lugar del alunizaje”, añadió Soerensen.

El apoyo europeo a la misión se coordinará desde el Centro de Control de Estrack, en el Centro Europeo de Operaciones Espaciales de la ESA (ESOC) en Darmstadt, Alemania.

“Estamos orgullosos de que la experiencia de nuestros equipos de dinámica del vuelo y de estaciones de seguimiento, y la sofisticada tecnología de nuestra red global Estrack, puedan ayudar a China a llevar a la Luna una misión de gran relevancia científica”, comentó Thomas Reiter, director de Vuelos Tripulados y Operaciones de la ESA. “Una cooperación internacional como ésta es fundamental para las futuras misiones de exploración, tripuladas o robóticas, de los planetas, lunas y asteroides, para el beneficio de todos”, añadió.

Un equipo de ingenieros chinos se ha desplazado a Darmstadt para ayudar con las tareas de apoyo a esta misión. “Las dos agencias estamos utilizando unos estándares técnicos internacionales que hacen posible que nuestras estaciones y el ESOC se puedan comunicar con las naves y sistemas de tierra chinos”, aclaró Soerensen.

“Aunque aquí en el ESOC seamos un equipo muy internacional, muy pocos hablan mandarín, por lo que la presencia de nuestros compañeros chinos será de gran utilidad si surge cualquier imprevisto”.



Recomendamos

Lo más visto