El INTA da un paso más hacia su conversión en centro IDi de la Defensa
España >

El INTA da un paso más hacia su conversión en centro IDi de la Defensa

Centro INTA
|

(infoespacial.com) N. Fernández, Madrid – El Ministerio de Defensa integrará el Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo (CEHIPAR) en el Instituto Nacional de Tecnica Aeroespacial (INTA) como parte del plan aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros para la redución y racionalización de la Administración.

Con ello el INTA ha dado un paso más hacia su conversión en Centro I+D+i de la Defensa, que se constituirá como consecuencia de la fusión de este Instituto con, ademáas del  CEHIPAR,  el Instituto Tecnológico de la Marañosa (ITM),y el Laboratorio de Ingenieros del Ejército (LABINGE).

Precisamente, el director del INTA, el teniente general José Manuel García Sieiro, se reunió a finales de mayo en la sede del ITM con los directores de los centros implicados para explicarles las grandes líneas de este proyecto “difícil, pero posible de conseguir”, según señala el propio general en la carta del director del número de junio de la revista digital del INTA.

Sieiro reconoce en este escrito que tuvo sus “reticencias” cuando se discutió el proyecto en el Ministerio de Defensa, “no por el concepto en sí, sino por las dificultades de su realización, dadas las diferencias (jurídicas, de organización, de personal, económicas…) entre los distintos centros”. No obstante, añade que ahora está “seguro” de que la fusión tendrá éxito.

El general avanza que el nuevo centro mantendrá seguramente el nombre de INTA –aunque “ya veremos que significa la A del acrónimo”– y será un organismo autónomo con capacidad de autofinanciación cuyo trabajo estará orientado prioritaria, aunque no únicamente, a la Defensa. Su misión principal será la ejecución de la política I+D+i de la Defensa.

Para desempeñar sus cometidos, el nuevo INTA estará estructurado en siete subdirecciones generales: cuatro técnicas, relativas a los diferentes sistemas –Aeronáuticos, Espaciales, Terrestres y Navales– y las tres habituales de gestión – Coordinación y Planes, Secretaría General y Relaciones Institucionales.

El teniente general destacó que una de las ventajas de este proceso de fusión es que las capacidades tecnológicas de los centros implicados muestran gran complementariedad y poca redundancia.

También indicó que, naturalmente, seguirán manteniéndose las relaciones con la industria, que deberán ser “de respetuosa superioridad”.

Para finalizar su carta, el director señala los tres parámetros que, en su opinión, deben regir este proceso ya en marcha: lealtad recíproca entre todos los implicados, legalidad como marco de referencia y sentido común como principio rector en el día a día.

Reestructuración del sector público

Este nuevo centro se enmarcaba ya en el plan de reestructuración del sector público aprobado por el Consejo de Ministros en marzo del año pasado. Se inició entonces un proceso de integración de actividades, capacidades y personal dentro del Ministerio de Defensa con dos líneas: la integración de la empresa Insa en la compañía Isdefe y la creación de un nuevo gran centro de I+D+i de Defensa, que se constituya como organismo público autónomo de investigación.

El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, reiteró el pasado mes de noviembre que el teniente general García Sieiro estaba trabajando en un nuevo modelo de I+D para la Defensa que concentrase energías y recursos.

Argüelles indicó entonces que este nuevo modelo integraría la I+D de Defensa en un proyecto más amplio basado en la coordinación y colaboración entre distintas instituciones y “unas mayores sinergias con la sociedad civil”, y que estará dirigido a satisfacer dos necesidades principales del Ministerio: hacer del departamento un cliente más inteligente y servir a las necesidades de las Fuerzas Armadas con tecnologías de futuro que proporcionen una ventaja operativa.

El pasado mes de marzo de 2013, con ocasión de la presentación del cuaderno número 11 de la Cátedra Isdefe-UPM, dedicado a la I+D+i en el sector de la Defensa., el teniente general Sieiro anunció públicamente la creación del nuevo centro.

Sus actividades estarán enmarcadas en tres campos: uno específico de la I+D de Defensa, otro más dirigido al sector del espacio, y un tercero que tendrá como objetivo favorecer sinergias con la industria e instituciones de investigación a través de servicios de tecnología.

El nuevo centro tendrá un marcado “carácter comercial” y estará “alineado con las necesidades de la defensa y las necesidades tecnológicas nacionales”. Además, buscará la eficiencia de los recursos, optimizará las capacidades tecnológicas de Defensa y tendrá una gran proyección tanto nacional como internacional.

El general señalaba a Infodefensa.com que es “un proyecto complejo”, porque no se trata de crear un centro nuevo, sino de concentrar cuatro ya existentes, cada uno con su historia, sus peculiaridades y sus marcos jurídicos.

85 años de experiencia

En cuanto a la fusión del Canal de Experiencias en el INTA, puede llamar la atenciós que haya sido la primera en producirse por la disparidad de los campos de actividad: Naval y Aeroespacial.

Pero, evidentemente, ambos centros se dedican en el fondoa una actividad muy semejante: el diseño y la experimentación y ensayos de nuevas plataformas y componenetes. Además los dos organismos dependen de la Dirección General de Armamento y Material, siendo lógica una integración inicial al menos de las estructuras administrativas.

Con sus 85 años de funcionamiento, el CEHIPAR es on organismo de prestigio internacional y pertenece a un reducido grupo de centros de su tipo existentes en el mundo.

Inicialmente perteneciente a la Armada, a raíz de la creación del Ministerio de Defensa fue adscrito a la subdirección de Tecnología y Centros de la DGAM. El CEHIPAR está dirigido tradicionalmente  por  un vice o contraalmirante Ingeniero de la Armada y cuenta con 95 empleados.

Con cerca de 25.000 ensayos realizados, el CEHIPAR ha experimentado hasta la fecha 2.720 modelos de buques y 2.550 modelos de hélices.

Con estimaciones conservadoras, considerando que de cada modelo experimentado se hayan posteriormente construido dos buques –como promedio de una serie- y que el resultado de la optimización de formar y hélices logre un ahorro medio de combustible del cinco por ciento, para una potencia media instalada de 10.000 CV y una vida operativa de 25 años por buque, se deduce la amplia  repercusión que la labor de ensayo del Canal ha tenido en la historía marítima.



Recomendamos

Lo más visto