Envisat, el último 'satélite dinosaurio' enviado al espacio cumple 10 años en órbita y sigue operativo
España >

Envisat, el último 'satélite dinosaurio' enviado al espacio cumple 10 años en órbita y sigue operativo

|

(infoespacial.com) Madrid.- El Envisat lleva enviado datos para la investigación ambiental y del clima una década. Este jueves 1 de marzo el satélite europeo más grande de observación de la Tierra cumple 10 años en órbita y, a la vista de sus resultados, seguirá operando al menos un año más.

Envisat destaca además porque fue uno de los primeros satélites de la ESA con una considerable participación por parte de la industria española.

El 1 de marzo de 2002 un lanzador Ariane 5 despegó de la base espacial de Kurú en la Guayana francesa para colocar el Envisat en una órbita terrestre de 800 kilómetros de altitud.

Se trata del último de los bautizados como ‘satélites dinosaurios', llamados así tanto por su peso como por la cantidad de herramientas que cargaban a bordo y, aunque en principio había sido programado para estar operativo cinco años, su misión ya ha sido varias veces ampliada y orbitará de forma operativa, por lo menos, hasta 2013.

Con un peso de ocho toneladas, una longitud de 10 metros y 10 instrumentos científicos a bordo, se convirtió en su momento en el satélite de observación de la Tierra más sofisticado y capaz nunca lanzado al espacio.

Así, desde su puesta en órbita, ha enviado datos sobre tendencias en el agotamiento del ozono, contaminantes del aire y gases de efecto invernadero, el comportamiento de los paquetes de hielo polar, las variaciones de temperatura de la superficie marina, los cambios en la cobertura terrestre y muchos otros aspectos.

Aportación española

Por encargo de la Agencia Espacial Europea (ESA), EADS Espacio (hoy Astrium) fue el contratista principal del satélite.

La española EADS CASA Espacio fue responsable de del diseño y construcción de la estructura de todo el satélite (módulo de carga útil y módulo se servicios) que contaba con más de una tonelada de fibra de carbono.

Además la filial madrileña del consorcio europeo, suministró los paneles radiantes de la antena ASAR, contrato ganado en competición con Saab-Ericsonn, así como el cableado del instrumento MERIS,  y el radar altímetro que fue fabricado en las dependencias de Barajas.

Pero no solo eso. La empresa diseñó en España también un sistema de atenuación de choque para instalarlo entre el satélite (más de 8 toneladas) y el Ariane 5 (que le puso en órbita), para evitar que las vibraciones del lanzador averiaran alguno de los instrumentos de la carga de pago.

Como constatista principal para la misión general y la instrumentación, Astrium también se encargó del espectrómetro de infrarrojos MIPAS y el espectrómetro de imágenes SCIAMACHY, así como del compartimento de carga útil del satélite. El su filial de Reino Unido se supervisó el desarrollo de la plataforma polar, y el Radiómetro avanzado de barrido longitudinal (AATSR), mientras que Astrium Francia ofreció el módulo de suministro y el instrumento GOMOS para el seguimiento de la capa de ozono.

Fotografía: Astrium



Recomendamos

Lo más visto