El AMS-02 ya está instalado en la ISS
España >

El AMS-02 ya está instalado en la ISS

AMS 6k3 large0
|

(infoespacial.com) Madrid.- El Espectrómetro Magnético Alfa (AMS-02) ya ha completado su instalación en la Estación Espacial Internacional (ISS). Se trata del instrumento científico más grande y sofisticado de la Estación; la culminación de un programa internacional, que cuenta con una importante participación europea.

El instrumento es un conjunto de distintos tipos de detectores, desarrollados en su mayoría por institutos de investigación de Alemania, España, Francia, Italia, Portugal y Suiza, con la colaboración de centros en China, Estados Unidos, Rusia y Taiwán. Su misión principal consistirá en detectar partículas de antimateria en los rayos cósmicos. También han colaborado en este proyecto científicos de México.

“El objetivo más emocionante del AMS es estudiar lo desconocido, buscar fenómenos que existen en la naturaleza pero que todavía no hemos sido capaces de imaginar, o que no teníamos forma de detectar”, declara el director del proyecto Samuel Ting, galardonado con el Premio Nobel de Física en 1976.

El Espectrómetro Magnético Alfa, puesto en órbita por el Trasbordador Espacial, recibirá el impacto de 10.000 rayos cósmicos por minuto para buscar respuestas a los secretos mejor guardados de la física de partículas. Los rayos cósmicos son partículas de alta energía que cruzan el espacio a velocidades próximas a la de la luz. El AMS-02 detectará y catalogará estas partículas para ayudar a comprender mejor la naturaleza fundamental de la materia.

Uno de los misterios que el AMS-02 intentará resolver es de dónde proceden los rayos cósmicos. La tremenda energía de estas partículas podría tener su origen en los enredados campos magnéticos de estrellas extintas, o en el núcleo de galaxias activas, o incluso en estructuras que los astrónomos todavía no son capaces de imaginar.

El AMS-02 recogerá y medirá la energía de una gran cantidad de rayos cósmicos, lo que podría ayudar a los físicos de partículas a encontrar respuestas a este enigma. Asimismo, estudiará la posibilidad de que los rayos cósmicos sean liberados tras la colisión de partículas de “materia oscura”, una enigmática sustancia que los astrónomos creen que constituye el 90% de la masa del Universo. También existe la remota posibilidad de que el AMS-02 detecte partículas de Anti-Helio, que se habrían generado en el momento del Big Bang.

El AMS-02 es la culminación de un programa internacional que ya lanzó un primer prototipo del detector a bordo del Trasbordador Espacial en el año 1998. El AMS-01 demostró que todavía se podía aprender mucho de estas partículas de alta energía.

En total, el consorcio del AMS-02 engloba a más de 600 científicos de 56 institutos de investigación en 16 países. El profesor Roberto Battiston coordina la contribución europea.

La instalación del AMS-02 forma parte de la misión DAMA (acrónimo de ‘DArk MAtter’, ‘materia oscura’ en inglés) del astronauta de la Agencia Espacial Europea (ESA), Roberto Vittori, uno de los seis miembros de la tripulación del Trasbordador Espacial Endeavour (ver noticia).



Recomendamos

Lo más visto