Héctor Guerrero, jefe de Laboratorio del Dpto. de Programas Espaciales del INTA La próxima parada es Marte
España >

Héctor Guerrero, jefe de Laboratorio del Dpto. de Programas Espaciales del INTA La próxima parada es Marte

|

Por Lucía Blasco (infoespacial.com) Madrid.- “La próxima parada es Marte”. Así se expresa el jefe del laboratorio de Optoelectrónica del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), Héctor Guerrero, comentando a infoespacial.com, el futuro de las misiones espaciales.

Guerrero organiza gran parte de los eventos del INTA, destinados a la sinergia entre sector público y privado. 2011 es el Año Dual España/Rusia. En este sentido, ambos países están realizando proyectos conjuntos…

¿Cómo valora la relación entre Rusia y España, en asuntos espaciales?

Rusia es un país que se empezó a relacionar en temas del espacio exterior a partir de 1975, con el famoso acoplamiento entre la Soyuz y Apolo. Ese fue el primer acto de cooperación internacional en el espacio y significó prácticamente la firma de la paz en la Guerra Fría. Desde entonces, Rusia ha empezado tímidamente a cooperar hacia el exterior; es un país que se lo puede comer y guisar en el espacio prácticamente solo, salvo en temas de presupuesto, que es mejor ir entre varios -la Estación Espacial Internacional (ISS) es prueba de ello-.

España en temas de astronáutica ha cooperado con Rusia en dos aspectos: uno fue la formación de nuestro astronauta Pedro Duque a través de la ESA y en cooperación con el Centro Europeo de Astronautas. Además, ahora ha bajado López-Alegría, catalogado como “el mejor astronauta”; de hecho, ha sido durante siete meses el comandante de la Estación. Eso nosotros lo consideramos otra cooperación española en el espacio, a nivel de cosmonáutica, con lo poco que podamos hacer.

Luego, a nivel de otras misiones científicas, en el pasado hubo intentos de cooperación pero siempre con una cierta incertidumbre en cuanto si al final se lanzaba lo que habíamos desarrollado o no Hubo algún descontento con instrumentación de altas energías, que quedaron en vitrinas porque se deshicieron  los acuerdos (los rusos no siguieron adelante), pero, tras esos tropiezos iniciales, ahora mismo hay varias misiones con Rusia.

¿Cuáles son esas misiones actuales conjuntas?

La más importante económicamente es el World Space Observatory - Ultraviolet (WSO-UV), que se presentará en nuestro stand del INTA (de la Semana del Espacio) y que es iniciativa de la Complutense y de las compañías GMV y SENER. Por otro lado está todo el tema de los telescopios robóticos  que lleva el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), a través del Instituto de Astrofísica de Andalucía.

En todos estos proyectos participa el INTA, que es el centro tecnológico por excelencia espacial; antes o después cualquier cosa espacial pasa por el Instituto, bien para el diseño, desarrollo, implementación o producción. Las instalaciones de pruebas de instrumentación para espacio son tan caras que el país las puede pagar una vez nada más. El INTA es el depositario de toda esa inversión española. En temas espaciales con Rusia tenemos también la misión a Marte de pequeñas estaciones meteorológicas. Quizá el futuro de la exploración de Marte pasa por ahí.

Parece que ahora Marte está en el centro de todo…

Porque se ha acercado. Se acerca cada 26 meses y es cuando las misiones se lanzan hacia Marte. Como la de Mars Science Laboratory (MSL), con el vehículo rover Curiosity, que se lanza a final de este año. El otro programa (el que ha sufrido modificaciones) es ExoMars, que tiene dos ventanas, la de 2016 y la de 2018. En este caso, Estados Unidos ha decidido que llevar dos rover en 2018 será muy caro… Entonces se desarrollará solamente uno, en el cual se integrará todo.

Eso significa que Europa, en vez de llevar los cinco o seis instrumentos que tenía previstos en su rover de ExoMars, llevará la mitad y lo sacará a concurso. Lo mismo pasará con el orbitador de 2016 (Trace Gas Orbiter), que estando pagado prácticamente por Europa, de los cinco instrumentos que hay solamente uno tiene investigación principal europea. Estados Unidos gasta mucho dinero en espacio, mucho más que nosotros, tanto en el espacio civil como en el militar; la NASA tiene un presupuesto anual de 17.000 millones de euros. (Se estima que corresponde a la décima parte del presupuesto total espacial estadounidense, el resto es Defensa). La ESA está muy lejos de estas cifras.

Lo que está claro es que la próxima parada es Marte, antes o después. Y se está trabajando mucho en ello.

¿Próximos eventos para este año?

Organizaremos del 13 al 15 de julio, en San Lorenzo del Escorial (Madrid), en el entorno de los Cursos de Verano de la Complutense, un encuentro. Los otros dos años ha sido sobre un tema mucho más tecnológico y han venido ponentes de hasta diez países distintos de primera fila. Este año lo hemos querido acercar más al público y se va a llamar Marte y sociedad.

La gente, cuando su país invierte en algo quiere saber de qué se trata. Por eso vamos a hablar sobre la divulgación en torno a Marte. Para ello, contaremos con los directores científicos de las principales revistas de divulgación. Por otro lado, tendremos una mesa redonda de ciencia ficción sobre Marte (traemos a un director de cine científico que tiene documentos inéditos sobre la Rusia de los años 70). También vamos a hacer una mesa redonda sobre misiones robóticas.

Y otra mesa redonda sobre las futuras misiones tripuladas. Estamos haciendo intentos de traer a nuestro compatriota, el astronauta Miguel López Alegría. Y vamos a intentar que haya una pequeña charla sobre filatelia de Marte, así como una mesa con periodistas especializados de distintos medios. El embajador inaugurará o cerrará los cursos porque al enmarcarse dentro del año España/Rusia, hemos querido vincular el evento al Centro Cultural y Científico Ruso en España, y también vamos a intentar traer a algún astronauta ruso en esos días.

Por otra parte, tenemos las jornadas que organizamos en Sevilla del 19 al 23 de septiembres sobre Efectos de la Radiación en Componentes y Sistemas (RADECS). Esta es una conferencia que no llegará a 400 –o 500 asistentes (normalmente es de 300, con lo cual, este año parece que ha sido un superéxito). Para mí, éste es el gran evento, donde van a estar representadas muchas empresas espaciales españolas, porque al final cualquiera que va al espacio tiene que pasar por la radiación. Es un tema muy crítico.

Hay una lucha encarnizada para conseguir componentes que resistan estos efectos o que por lo menos los mitiguen de alguna manera, y toda la tecnología actual es estadounidense (normas ITAR que se aplican en todo el mundo y son prácticamente la base de su supremacía espacial). Estas normas, en el fondo, son una especie de barrera económica para que no nos desarrollemos demasiado... Es un tema que hay que intentar sacar adelante en Europa: estas tecnologías críticas, que nos hacen ser dependientes; hay una lucha hacia adelante para que Europa no sea dependiente de esto, a la que se están uniendo la ESA, la Comisión Europea (CE) y la Agencia Europea de Defensa (EDA).



Recomendamos

Lo más visto