Un trozo de Carballo orbita por el espacio
Perspectivas >

Un trozo de Carballo orbita por el espacio

|

Manuel Rey / La Voz de Galicia.-

Desde el pasado jueves, hay un trozo de Carballo girando alrededor de la Tierra. En un pequeño satélite llamado Humsat-D, que despegó desde el cosmódromo ruso de Yasny, cerca de la frontera con Kazajistán. ¿Y cómo llegó Carballo hasta ahí? Pues porque el carballés Diego Hurtado, un joven ingeniero de Telecomunicaciones de la Universidade de Vigo, participó en esta iniciativa. Como parte del proyecto de fin de carrera se involucró en el lanzamiento del segundo satélite del campus vigués. Esta nueva aventura espacial sitúa a la universidad como una referencia internacional. Recuerda Diego: «Comecei a principios de ano a traballar no equipo deHumsat-D para facer o meu proxecto fin de carreira. O meu labor era deseñar os sensores que serven para recoller calquera tipo de información en terra e envialo aos satélites».

El Humsat-D es el primer satélite de la ONU, que ha confiado en la universidad viguesa para este proyecto. Forma parte de una red espacial que ayudará a los países en vías de desarrollo. Recogerá datos para analizar el cambio climático en zonas del planeta que carecen de infraestructuras de telecomunicaciones. «O noso aparato está dentro dunha constelación de satélites que recollen información de sensores repartidos por todo o planeta, e envíano de volta a Vigo ou a outras estacións de seguimento cando o satélite pasa cerca», explica el carballés.

Poco reconocimiento nacional

Destaca Diego que, a pesar de la confianza que ha depositado la ONU en la Escuela de Telecomunicación de Vigo, apenas tienen reconocimiento en Galicia y España. «Somos dos equipos que máis experiencia temos no campo dos cubesats», recuerda el joven de Carballo. Estos aparatos son satélites bastante pequeños (de unos 10 centímetros y 900 gramos de peso) que tienen una tasa de éxito del 20 %. Además, son bastante asequibles económicamente en comparación con los satélites tradicionales. Y por ahora, los que fabrican en la Universidade de Vigo han cumplido a la perfección, por lo que ven una gran oportunidad de futuro en este campo.

Detrás del lanzamiento del Humsat-D había varios años de trabajo, desde que se comenzó a trabajar en el Xatcobeo, el primer objeto espacial de la escuela pontevedresa. Y todo dependía de que el aparato enviase su primera señal a la Tierra. «Foron seis minutos eternos porque o lanzador soltou o satélite antes do esperado e a órbita estaba mal calculada; había un silencio enorme na sala onde estabamos, pero en canto recibimos a primeira baliza comezamos a brindar», recuerda Diego con alegría.

Después de este éxito, el equipo de Diego Hurtado de Mendoza ya está trabajando en un nuevo proyecto, el Femtoxat, «un aparato aínda máis pequeno que os cubesats, que serve para potenciar o sinal dos sensores», dice el ingeniero.

«Foron seis minutos eternos esperando pola primeira sinal do satélite»

Diego Hurtado se unió al Humsat-D cuando el proyecto ya estaba bastante avanzado, «pero moi pronto me sentín parte do equipo», recuerda. Nació y creció en Carballo. Estudió en el colegio Artai y en el instituto Parga Pondal antes de irse a estudiar a Vigo. El joven tiene claro que poder trabajar en la puesta en marcha de estos equipos es una gran opción en su carrer. «Non é fácil traballar en proxectos aeroespaciais; cando a universidade che brinda unha oportunidade así non a podes desperdiciar», reconoce. «Erguémonos sobre ombros de xigantes, porque moitos dos que estiveron no equipo doXatcobeo están agora en empresas punteiras no estranxeiro», recuerda Hurtado.

La ingeniería espacial es un campo que atrae muchas miradas, en parte por la fascinación que despierta el cosmos. Y Diego lo tiene claro: «O tema do espacio é algo que de entrada chama moito a atención. Pero ademais, canto máis aprendes e descubres, máis te engancha».

A corto plazo, el joven ingeniero no tiene pensado moverse de Vigo. El equipo al que pertenece también tiene en mente colaborar con una empresa que está dentro del organigrama de la universidad para desarrollar tecnología aeroespacial con fines comerciales. Un paso más en una carrera que ha comenzado con muy bien pie. «Iso si, tal e como está a situación, non descarto nada», reconoce, consciente del panorama actual.



Recomendamos

Lo más visto