Sondas chinas a Marte
Perspectivas >

Sondas chinas a Marte

|

Por Daniel Marín, astrofísico/ blog Eureka / Gran Canaria.-

La Yinghuo-1 debía haberse convertido la primera sonda china lanzada hacia Marte, pero desgraciadamente viajaba a bordo de la malograda Fobos-Grunt. Sin embargo, China está dispuesta a seguir con sus planes para la exploración del planeta rojo. Aunque todavía no hay ningún proyecto en firme, se han propuesto varias sondas relativamente simples que ayuden en el desarrollo de futuros conceptos más complejos.

Una propuesta consiste en mandar una sonda de dos toneladas formada por un orbitador y en una cápsula de descenso. De este modo, China adquiriría experiencia en las complicadas maniobras de inserción orbital y descenso a través de la tenue atmósfera marciana.

La nave despegaría mediante un cohete Larga Marcha CZ-2B desde el centro espacial de Xichang y tras varios meses de viaje se colocaría en una órbita marciana elíptica con un periastro de 300 km y una inclinación de 85º-95º. La pequeña cápsula, de 20-50 kg, se separaría en órbita marciana del orbitador y entraría en la atmósfera a 4,7 km/s. Después de aterrizar usando paracaídas -sin retrocohetes- en alguna región de Vastitas Borealis (en el hemisferio norte de Marte), sobreviviría en la superficie marciana durante 3 o 5 días.

Por su parte, el orbitador estaría equipado con un conjunto estándar de instrumentos científicos: cámara (visible e infrarrojo), espectrómetro, radar, espectrómetro de rayos gamma, detector de partículas energéticas, etc. Una vez superada la fase primaria de la misión, el orbitador circularizaría su órbita mediante aerofrenado, una técnica empleada con éxito en varias misiones.

Otra propuesta de sonda marciana consiste en una misión con penetradores para estudiar el subsuelo marciano. Hasta ahora, sólo dos sondas marcianas han incorporado penetradores: la Mars 96 rusa y la Mars Polar Lander de la NASA. Desgraciadamente, ambas fracasaron. La propuesta china sería lanzada por un Larga Marcha CZ-3B y estaría formada por tres partes: un segmento principal similar a la desaparecida Yinghuo-1, una etapa propulsora para la inserción en órbita marciana y dos penetradores.

El orbitador, gemelo de la Yinghuo-1, estudiaría Marte desde una órbita elíptica y retransmitiría a la Tierra los datos de los penetradores. Los penetradores entrarían en la atmósfera marciana a 5,4 km/s y abrirían un pequeño paracaídas a 16-18 km de altura para frenar su descenso. A 2 km de altura se separarían de los paracaídas e impactarían con la superficie marciana a 80-100 m/s con una deceleración de 500-10000 g. Cada penetrador tendría una masa de 30-50 kg (3-5 kg de instrumentos científicos) y sería capaz de sobrevivir hasta 10 días en la superficie de Marte.

Para la comunicación con las sondas se usarían dos antenas de 35 y 65 metros de diámetro situadas en China y cuya finalización se espera que termine este año. Para permitir un contacto casi continuo con los vehículos, China espera poder tomar prestada la red de espacio profundo de la ESA, algo que ya ocurrió en el caso de las sondas lunares Chang'e 1 y 2.

Por ahora estos proyectos son meras propuestas, pero a partir de 2015 la comunidad científica china se muestra confiada en poder desarrollar una o dos sondas marcianas. Para entonces, la Chang'e 3 ya habrá alunizado con éxito en la Luna y China estará lista para iniciar una nueva fase de misiones planetarias. Y en vista de cómo pinta el panorama de exploración marciano, esperemos que lo logren.

http://danielmarin.blogspot.com/2012/02/sondas-chinas-marte.html



Recomendamos

Lo más visto