La industria espacial rusa afronta una crisis sistémica
Perspectivas >

La industria espacial rusa afronta una crisis sistémica

|

Konstantín Bogdánov/ RIA Novosti/ Moscú.-

La publicación de las conclusiones de la comisión interdepartamental encargada de investigar las causas del accidente de la sonda espacial Fobos-Grunt no ha aclarado la situación.

La agencia espacial rusa Roscosmos anuncia la posibilidad de enviar a Marte una segunda sonda interplanetaria después de realizar los planes de exploración de la Luna.

Mientras tanto, los problemas principales que causan un fracaso de una misión tras otra en la industria espacial rusa persisten.

¿Qué ha provocado la caída de Fobos-Grunt?

El sector espacial ruso afronta tiempos difíciles. El pasado 31 de enero se hizo público que un fallo en el sistema de ordenadores de a bordo era la versión más probable del siniestro de Fobos-Grunt.

Según una versión, la causa del fallo informático fue un error en la programación del software. Según otra, se trata de una “acción local de partículas pesadas del espacio cósmico”.

Las explicaciones presentadas por la comisión investigadora suscitan dudas entre los expertos y el  posible éxito de la misión a Marte se ha puesto en tela de juicio también.

Durante el año pasado salió a la luz pública la información de que Fobos-Grunt no estaba listo para el lanzamiento en noviembre. El propio director de la agencia espacial Roscosmos, Vladímir Popovkin, coincidió con esta versión al declarar a la prensa que existía un riesgo, pero fue necesario arriesgarse.

Los dirigentes de Roscosmos sufrieron la presión de los contratos firmados con los socios chinos y europeos que participaban en el proyecto. Además, en 2009 el lanzamiento de Fobos-Grunt ya fue aplazado porque los especialistas de la Academia de Ciencias descubrieron una falta de preparación de la sonda.

Según el director del Instituto de Exploración Espacial, Lev Zelioni, los expertos estimaron que la llamada “ventana astronómica”, el período oportuno para la realización de la misión a Marte de acuerdo con la posición de los planetas en el espacio y que debería abrirse en 2013, no sería óptima para el lanzamiento de Fobos-Grunt.

Y para cuando llegue la siguiente ventana astronómica, que se abrirá dentro de cuatro años, expiraría la vida útil de varios sistemas del aparato. Así las cosas, se tomó la decisión de lanzar Fobos-Grunt en pasado mes de noviembre, pero la misión fracasó.

Durante los próximos años, la industria espacial rusa quiere centrarse en las misiones que parecen más realizables, al menos del punto de vista de las distancias. Hay planes para lanzar las misiones a la Luna que ayudarán a pulir hasta la perfección las soluciones técnicas aplicadas en Fobos-Grunt.

Rusia estudia centrarse en exploración lunar

Los estudios de las áreas próximas a los polos de la Luna detectaron cráteres posiblemente llenos de hielo. Esto dio la esperanza de que existiera una fuente de agua en “el satélite terrestre seco y cubierto de polvo”, señaló Lev Zelioni.

Se decidió emprender un intento de instalar bases de investigación en los polos lunares. Pero anteriormente parece necesario reanudar la exploración de la Luna. El programa lunar de Roscosmos abarca dos misiones al satélite terrestre, Luna-Glob y Luna-Resurs.

La sonda Luna-Glob está destinada a investigar la superficie de las áreas polares de la Luna para permitir a otros aparatos alunizar en dichas zonas con gran precisión, mientras que el aparato Luna-Resurs debe transportar a la zona polar de la Luna una base robotizada diseñada en la India.

Había planes para lanzar las misiones Luna-Resurs y Luna-Glob en 2013, pero después los plazos se han postergado hasta 2015. Y pueden posponerse aún más debido a que las soluciones técnicas aplicadas en la Fobos-Grunt claramente necesitan una revisión y son las mismas que se emplearon en los proyectos lunares.

Como ya hemos mencionado, la ventana astronómica que se abrirá en 2013 no sería óptima para el lanzamiento de una sonda interplanetaria a Marte. Pero el siguiente período oportuno para la realización de la respectiva misión tendrá lugar aproximadamente en 2016, cuando ya estarían listas las zondas para el lanzamiento a la Luna.

La industria espacial rusa será incapaz de realizar ambas misiones, a Marte y a la Luna, simultáneamente. Por eso, se decidió iniciar la exploración de la Luna.

Además, en 2016 y 2018 se planea efectuar la misión europea y estadounidense ExoMars que prevé la salida del vehículo robótico a la superficie de Marte.

Parece que Roscosmos no tiene intenciones de competir con sus socios hipotéticos. El pasado 31 de enero, Vladímir Popovkin confirmó que su entidad estudia la posibilidad de participar en el proyecto ExoMars y está negociándo con la Agencia Espacial Europea (ESA).

Popovkin anunció que Rusia podría lanzar una segunda sonda Fobos-Grunt si no acuerda con la ESA su participación en el proyecto ExoMars. Esto quiere decir que esta misión no podrá realizarse antes de 2017 o 2018. La misión a la Luna es prioritaria.

La crisis sistémica

La misión a la Luna es algo que se realizará en un futuro, mientras que los problemas que causaron el accidente de la sonda interplanetaria Fobos-Grunt y otros aparatos parecen mucho más actuales.

No es ningún secreto que la industria espacial rusa está experimentando dificultades.

En el sector hay muchos empleados en la edad de más de 50 años, además de los jóvenes sin experiencia.

En los años noventa y a principios de los 2000, el período de transición en Rusia, el sector carecía de nuevos cuadros. Los que tienen hoy 35 o 40 años y hubieran podido ocupar altos cargos gozando de una experiencia real de diseño, programación, fabricación y ajuste de piezas.

En resultado de esto es que los actuales mecanismos de gestión y control de calidad dejan mucho que desear. Se pueden citar muchos ejemplos de instalación en los aparatos espaciales de sistemas baratos no sometidos a pruebas en lugar de usar elementos electrónicos sofisticados.

Hace unos diez años, cuando se pusieron en evidencia las dimensiones de la grave “situación demográfica” en la industria espacial, se podía pronosticar las posibles consecuencias a medio plazo.

Cuando el Gobierno ruso empezó a destinar recursos al sector abandonado en la miseria, el organismo enfermo fue incapaz de gastar este dinero de manera adecuada. La industria espacial afrontó un fallo mucho más serio que el que se produjo en el sistema de ordenadores de a bordo de Fobos-Grunt.

Se pudo reconocer que la industria espacial rusa necesita no tanto dinero sino más bien tiempo para reconstruirse, y mientras sus capacidades reales estarán limitadas. Durante este período, los dirigentes del sector deberían centrar sus esfuerzos en las reformas estructurales y la preparación de una nueva generación de cuadros dirigentes que podrían lograr un progreso notable dentro de los próximos diez o quince  años.

Es una tarea complicada, prolongada y no promete condecoraciones, mientras que los resultados se darán a conocer solo en un futuro. No tiene nada que ver con un lanzamiento espectacular de Fobos-Grunt.

Peroal menos pudimos observar lo que pasaba. Los antiguos dirigentes del sector estaban preparándose todavía para lanzar la misión al planeta rojo, aplazada por varios años, mientras que los dirigentes actuales dieron luz verde al lanzamiento de un aparato que no estaba listo.

¿Qué objetivos perseguían ambas partes? ¿Querían informar de la misión cumplida para recibir dinero y condecoraciones o realizar con éxito la tarea de lanzamiento de Fobos-Grunt hacia Marte?

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

http://sp.ria.ru/opinion_analysis/20120203/152621640.html



Recomendamos

Lo más visto