EE UU y China: la nueva carrera espacial para volver la Luna y llegar a Marte
Misiones >

EE UU y China: la nueva carrera espacial para volver la Luna y llegar a Marte

La NASA está "muy preocupada" porque China "vaya a aterrizar en la Luna"
Captura de Pantalla 2022 12 01 a las 16.19.55
|
Redactor

"Hay una nueva carrera hacia el espacio, esta vez con China". Lo ha admitido el administrador general de la NASA, Bill Nelson, en una entrevista el pasado julio con el diario alemán Bild. Nelson ha advertido de que los planes de China son perversos e incluyen apoderarse de la Luna, "destruir los satélites" de otros países y "robar ideas y tecnología" de la competencia.

Ambas potencias se disputan ahora la conquista del espacio 52 años después de que el hombre pisase la Luna por última vez con Apolo 17. El lanzamiento de la primera misión Artemis este noviembre ha dado el pistoletazo de salida a una disputa que probablemente desemboque en muchos avances tecnológicos, como ocurrió en la anterior con la URSS a un lado y EEUU al otro.

La comunidad internacional ha suscrito este nuevo programa con la firma de 21 países de los Acuerdos de Artemis el 13 de octubre de 2020. Basados en el Tratado sobre el espacio ultraterrestre de 1967, estos acuerdos concentran las intenciones de los países de seguir explorando el espacio, la Luna y cualquier otro planeta o asteroide del sistema solar.

EE UU y Europa, socios espaciales

Las misiones de Artemis, que pretenden llevar de nuevo al ser humano a la Luna y entrenarlo para llegar a Marte en la próxima década, son el reflejo de la necesaria simbiosis entre EE UU y Europa para adelantarse a China en la nueva carrera espacial.

El pasado 30 de noviembre, durante el Airbus Summit 2022, la manager industrial del Módulo de Servicio Europeo (ESM) -donde viajan los astronautas- de la nave Orion (Artemis) desarrollado por AirbusSian Cleaver, celebró que "esta es la primera vez que la NASA confía en una empresa fuera de EE UU" para una misión espacial.

Reforzando esta premisa, el nuevo astronauta español de la Agencia Espacial Europea (ESA), Pablo Álvarez, dejó claro que "sin el ESM no podríamos volver a la Luna". Cleaver recalcó a los presentes que "sin la contribcion de Airbus, la vuelta de la humanidad a la Luna no sería posble".

Europa y EE UU han apostado por una nueva estación espacial, la Plataforma Orbital Lunar Gateway (puerta de enlace, en español), que orbitará el satélite y hará de intermediaria para que los astronautas lleguen a Marte.

Esquema de Gateway. Foto ESA.

Gateway (NASA).

Operada por la NASA, constará de un módulo llamado I-Hab, desarrollado por la ESA, en el que se instalará la primera tripulación que use la estación. Este proyecto también cuenta con la participación de Japón (Jaxa) y Canadá (CSA), ya presentes en la Estación Espacial Internacional (ISS).

La base China en la Luna

China es el único país del mundo -aunque no el primero, pues fue Rusia- que tiene su propia estación espacial. Puesta en órbita en abril de 2021, los astronautas chinos se relevan de tres en tres cada varios meses para mantenerse permanentemente en la Estación Espacial Tiangong.

El país asiático ya lanzó una nave no tripulada hacia la cara oculta de la Luna en 2019, dos años antes de orbitar su estación espacial. Ahora, sus planes son más ambiciosos e incluyen la construcción de una base en el polo sur de la Luna, para la que han adelantado siete años su construcción: originalmente estaba prevista para 2035, pero la iniciativa de EE UU ha provocado su adelanto a 2028.

Captura de Pantalla 2022 12 01 a las 16.19.55Recreación de la base lunar china (Televisión Central de China).

El responsable del proyecto, Wu Weiren, ha adelantado que esta base funcionará con energía nuclear para satisfacer las "demandas de potencia y de energía a largo plazo’ de la futura base espacial". Contará con varios módulos: uno de aterrizaje, uno de despegue y un vehículo de exploración (similar a un róver).

El miedo de EE UU

La NASA teme los planes de China. El director de la agencia estadounidense ha dicho en una entrevista a un diario alemán el pasado julio que "debemos estar muy preocupados de que China vaya a aterrizar en la Luna para decir: ahora es nuestra y tú quédate fuera".

Nelson también ha alertado de las labores de China en su estación asegurando que "allí aprenden a destruir los satélites de otros". Sin embargo, el país lo ha negado a través del portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, que ha protestado por que "no es la primera vez que el jefe de la NASA ignora los hechos y habla de manera irresponsable sobre China".

Lijian asegura que "la parte estadounidense ha construido constantemente una campaña de desprestigio contra los esfuerzos espaciales normales y razonables de China", y que el país "se opone firmemente a tales comentarios".

De momento, la primera misión de Artemis va camino de terminar con éxito el próximo 11 de diciembre, cuando regrese a tierra firme, después de haber orbitado la Luna y haber superado el récord de distanciamiento de la Tierra: 432.000 km. Por su parte, China asegura que "el país está listo para implementar el proyecto de alunizaje" y que "el sueño de alunizar se hará realidad en un futuro cercano".



Recomendamos

Lo más visto