Boeing detecta problemas en su Starliner justo antes del lanzamiento a la ISS
Estados Unidos >

Boeing detecta problemas en su Starliner justo antes del lanzamiento a la ISS

Cápsula Starliner en el Atlas V. Foto ULA.
|

Boeing ha retrasado el lanzamiento del vuelo de prueba sin tripulación de su Starliner por un problema en el sistema de propulsión de la cápsula. Se trata de una prueba clave para poder unirse a SpaceX como proveedor de viajes de los astronautas de la NASA a la Estación Espacial Internacional (ISS). La última prueba fue en 2019 y no salió bien.

La nave espacial tendría que haber sido lanzada el viernes 30 de junio en un cohete Atlas V de United Launch Alliance (ULA) desde Cabo Cañaveral, en Florida. Pero un problema en la ISS hizo que la NASA pospusiera el lanzamiento hasta el lunes 2 de agosto. Sin embargo, un problema desconocido postergó el lanzamiento de nuevo otras 24 horas. Llegado el momento del lanzamiento, ULA anunció que el mismo se cancelaba de nuevo por unos problemas detectados en el sistema de propulsión de la cápsula de Boeing. Desde la empresa han indicado que la causa de los problemas podría ser las tormentas eléctricas que tuvieron lugar el lunes en Cabo Cañaveral. "Estamos decepcionados con el resultado de hoy y la necesidad de reprogramar nuestro lanzamiento de Starliner", ha indicado el vicepresidente y gerente de programa del programa de tripulación comercial de Boeing, John Vollmer.

En busca del sucesor del Transbordador Espacial

 

Después de que la NASA terminase el programa del Transbordador Espacial en 2011, otorgó a Boeing y SpaceX contratos multimillonarios para proporcionar a sus astronautas servicios de transporte a la ISS y poner fin a la dependencia de EEUU de los cohetes rusos.

El programa de SpaceX ha avanzado más rápido, habiendo realizado hasta ahora tres misiones tripuladas. El programa de Boeing se está quedando atrás y necesita completar una misión sin tripulación exitosa antes de que pueda transportar astronautas.

Durante un vuelo de prueba inicial sin tripulación en diciembre de 2019, la cápsula Starliner experimentó fallas de software que causaron problemas con la forma en que encendía sus propulsores. Como resultado, Starliner no tenía suficiente combustible para llegar a la ISS y tuvo que regresar a la Tierra prematuramente, y una investigación posterior mostró que experimentó una anomalía de vuelo grave al volver a entrar en la atmósfera.

El gerente del programa de tripulación comercial de la NASA, Steve Stich, ha explicado que esta vez quieren "que salga bien y hemos hecho todos los preparativos posibles. Starliner es un gran vehículo, pero sabemos lo difícil que es, y también es un vuelo de prueba y espero que aprendamos algo".

Cuando vuele, la nave espacial transportará más de 180 kilogramos de carga y suministros para la tripulación de la ISS.

 

¡Participa con tus comentarios en esta noticia!

 



Recomendamos

Lo más visto