La ESA inicia una misión para detectar la basura de los océanos
Europa >

La ESA inicia una misión para detectar la basura de los océanos

Remote sensing of marine plastic litter large
|

La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) ha comenzado a trabajar en el mapeo de los plásticos que hay en los mares del planeta a través del satélite Sentinel-3, que rastrea el color. Desde el mes de septiembre, un grupo liderado por la propia ESA junto a Argans Limited, en Francia y Plymouth Marine Laboratory, en Reino Unido, trabaja en una evaluación inicial de requisitos y tecnologías en un taller que reúne a expertos en desechos marinos con especialistas en teledetección.

Según un reciente estudio que ha realizado la ESA, millones de toneladas de plásticos terminan en los océanos cada año. Es por esto que la agencia se ha puesto manos a la obra y ha comenzado a trabajar en la detección de desechos marinos de plástico desde el espacio gracias a su constelación Sentinel del programa Copernicus de la Unión Europea (UE).

Las imágenes satelitales del Sentinel-3 se están verificando y los resultados iniciales se presentaron la semana pasada en la Conferencia Internacional de Desechos Marinos en San Diego, Estados Unidos, determinando que la basura plástica también se encuentra en el océano abierto y desde el ecuador hasta el polo, incluso congelada en el hielo polar.

Objetivo: elaborar un mapa real de concentraciones de basura

 

El supervisor del proyecto de la ESA, Paolo Corardi, explicó que "las mediciones indirectas desde el espacio ya se usan para comprender el problema de la arena plástica marina. Por ejemplo, los mapas satelitales de las corrientes oceánicas permiten simular la acumulación de basura en vastos giros dentro de los océanos Pacífico, Atlántico e Índico. Lo que ahora estamos viendo en este nuevo proyecto es evaluar la viabilidad de la medición óptica directa de residuos de plástico transportados por el mar desde satélites. Esto puede parecer una misión imposible, pero hay razones para creer que podría ser factible, al menos para ciertas concentraciones”.

De esta manera, añadió que "el plástico tiene huellas dactilares infrarrojas específicas que a veces se usan en la industria del reciclaje para clasificar los artículos de plástico de otros desechos en una cinta transportadora. Esperamos tener una idea de qué tipo de concentración de basura marina se puede ver desde la parte superior de la atmósfera usando la tecnología actual, o si tendríamos que operar desde el medio de la atmósfera usando aviones o drones”.

El objetivo final es elaborar un mapa global real que muestre las concentraciones de hojarasca. "Las simulaciones están muy bien, pero una imagen basada en mediciones reales proporcionaría información importante a los científicos y tendría mayor poder para el público y los legisladores por igual”, concluyó Corardi.

Foto: ESA.



Recomendamos

Lo más visto