Entra en funcionamiento el satélite chino Gaofen-3
China >

Entra en funcionamiento el satélite chino Gaofen-3

Satchinaimagen 635x468
|

El primer satélite de radar de apertura sintética (SAR, por las siglas en inglés) de alta resolución de China, El Gaofen-3, ha superado todas las pruebas en órbita y está ya en funcionamiento, según anunció la Administración Estatal de Ciencia, Tecnología e Industria para la Defensa Nacional de China.

El Gaofen-3, que fue lanzado en agosto de 2016 por la Administración Espacial Nacional de China (CNSA), como ya publicó Infoespacial.com, tiene una resolución de un metro y SAR de alta resolución de banda C.

El satélite cubre todo el mundo con un servicio de observación en cualquier circunstancia meteorológica y de 24 horas, y se empleará para la prevención y reducción de desastres, el seguimiento oceánico y la protección de los derechos marítimos.

Con 12 modos de imagen, el Gaofen-3 tiene la mayor gama de modos de imagen en la familia de los satélites de imágenes SAR. Este satélite de observación de alta definición puede conmutar libremente entre varios modos de imagen, tomar imágenes amplias de tierra y cuerpos de agua y fotografías detalladas de áreas específicas.

La resolución espacial del Gaofen-3 varía de un metro a 500 metros y su franja de visión más grande es de 650 kilómetros.

Según la administración, se prevé lanzar el satélite hiperespectral Gaofen-5 en septiembre de 2017.

Lanzamiento del Chang’e-5 en noviembre

Así mismo, China ha programado para finales de noviembre el lanzamiento de su nueva sonda lunar, Chang’e-5, la primera diseñada para regresar a la Tierra.

Esta misión será la primera que recoja muestras en la Luna de forma automatizada y su satélite, el Chang’e-5, estará compuesto por cuatro módulos: de órbita, retorno, alunizaje y ascenso y tendrá un peso total de 8,2 toneladas.

El lanzamiento está previsto que se realice con un cohete Larga Marcha-5 desde el centro espacial de Wenchang, situado al sur del país.

Los módulos de alunizaje y ascenso serán los que lleguen a la superficie del satélite, mientras que los de órbita y retorno se quedarán gravitando alrededor de la Luna.

Una vez que el módulo de alunizaje recoja las muestras, las depositará en el de ascenso, que será el encargado de transferir los materiales recogidos en la Luna a la cápsula de retorno, que los traerá de vuelta a la Tierra.

Por su parte, la Chang’e-4 está previsto que sea lanzada en 2018 con destino a la cara oculta de la Luna.

Fotografías: Xinhua/CASC



Recomendamos

Lo más visto