Europa impulsa el primer sistema de comunicaciones láser vía satélite
Europa >

Europa impulsa el primer sistema de comunicaciones láser vía satélite

Edrs
|

El envío de grandes cantidades de información desde los satélites de observación de Tierra a la superficie terrestre casi en tiempo real será una realidad dentro de unos meses gracias a la entrada en servicio del sistema europeo de comunicaciones láser por satélite EDRS (European Data Relay System).

El primer satélite, denominado EDRS-A, despegará este viernes desde el puerto espacial de Baikonur en Kazajistán a bordo de un lanzador Proton y supone el punto de partida del programa de telecomunicaciones más ambicioso de la Agencia Espacial Europea (ESA), que sienta las bases de un mercado completamente nuevo en las comunicaciones comerciales por satélite.

El equipo se lanzará como parte de la carga útil embarcada en el satélite Eutelsat-9B, que despegará este viernes a las 22.20 horas GMT. La separación del lanzador se producirá nueve horas más tarde aproximadamente y las pruebas en órbita de la carga útil del láser del EDRS comenzarán tres semanas más tarde.

Apodado "SpaceDataHighway", el EDRS creará una autopista espacial de la información capaz de transmitir diariamente hasta 50 terabytes de datos desde el espacio a la Tierra. Este programa permitirá además el acceso a los datos de forma prácticamente inmediata, lo que será de gran ayuda para la respuesta ante desastres de los servicios de emergencia y vigilancia marítima, por ejemplo. 

Las cargas útiles han sido construidas por la subsidiaria de Airbus Tesat-Spacecom y financiadas por el Centro Aeroespacial Alemán (DLR). Por su parte, Airbus DS es socio y operador de la ESA en este servicio. EDRS-A entrará en servicio este verano enviando datos de sus primeros clientes: las misiones Sentinel-1 y Sentinel-2 del programa Copérnico de la Comisión Europea.

A partir de ese momento, la ESA y Airbus emplearán éste y futuros equipos para que el envío de datos a la Tierra de los satélites de órbita baja, la Estación Espacial Internacional y las naves no tripuladas, se produzca de una forma continua, lo que abrirá una gran cantidad de nuevas posibilidades.  

Fibra óptica en el espacio

EDRS-A y EDRS-C, que despegará el 2017, serán los enlaces entre los satélites de observación de la Tierra en LEO (baja órbita terrestre) y los centros de recogida de datos en la superficie. Ambos vehículos establecerán un enlace óptico, por láser, con esas misiones de observación, y podrán compartir datos con ellas a una velocidad de hasta 1,8 Gbits/s. 

Este sistema revolucionario que une una nueva tecnología, la observación de la Tierra y la innovación en las telecomunicaciones. En la rueda de prensa de presentación del proyecto, el representante de la compañía Airbus, Evert Dudok, afirmó que “se puede comparar el sistema con la fibra óptica en la Tierra, en el espacio, esto no se ha hecho nunca, y 1,8 Gbits de transmisión de datos es algo especial”. 

Esta tasa de envío de información es bastante más elevada de la habitual en los enlaces tradicionales de comunicación entre satélites, que utilizan las ondas de radio. De hecho, EDRS también utilizará este sistema, con una velocidad de transmisión de datos en banda Ka de 300 Mbits/s, como máximo. La bajada de datos a tierra se hará también en esta banda, pero alcanzando una velocidad de 1,8 Gbits/s y un volumen mínimo de información de 50 Tbytes al día. Los datos de telemetría de los satélites de observación de la Tierra también se enviarán por el método tradicional, directamente a sus centros de control. 

Es un sistema, además, que implica un alto nivel de dificultad a la hora de establecer el enlace entre los satélites, pues el que se encuentra en baja órbita terrestre está en movimiento y el geoestacionario, esencialmente fijo. Dudok destacó que “sería como conducir un deportivo en Europa y apuntar el haz láser a una moneda de dos euros en Nueva York. Y hay que apuntar con gran precisión y hay que seguir al satélite o no se puede mantener la conexión”. 

EDRS es un proyecto especial porque marca la primera cooperación de igual a igual entre la ESA y compañías privadas. La misión es una PPP, Public Private Partnership, en la que Airbus aporta un tercio de la financiación del sistema y se encargará de ofrecer sus servicios comerciales.

Foto: ESA

 



Recomendamos

Lo más visto