Un modelo de éxito de colaboración público-privada
Perspectivas >

Un modelo de éxito de colaboración público-privada

|

Por Roberto López Fernández, ex-consejero delegado de Hisdesat.-

Es un hecho innegable que en la última década España ha dado un paso de gigante en el sector aeroespacial. El crecimiento experimentado, de casi un 10% anual,  ha sido posible gracias a una sólida y continuada inversión en I+D+i , que a su vez ha favorecido la generación de empleo de alta cualificación y el desarrollo de proyectos de nuevas tecnologías. Aunque estamos en el buen camino, queda mucho trayecto que recorrer y son muchos los retos que se nos presentan, pero habernos situado en el quinto puesto del ranking espacial europeo es en sí un logro que no debemos olvidar.

Por eso,  el futuro al que nos enfrentamos debería venir acompañado de estrategias transformadoras capaces de superar las carencias tradicionales y los problemas endémicos que atraviesa nuestra economía. Se impone la necesidad de generar confianza y seguir apoyando actividades que conllevan un alto contenido tecnológico, con capacidad exportadora y generadores de empleo de calidad. Y para alcanzar estos objetivos, la inversión en I+D+i es el motor que nos puede ayudar a seguir avanzando en la dirección correcta con importantes y duraderos retornos.

En este sentido es importante destacar que los ámbitos de defensa y civiles, vinculados con actividades tecnológicas, deben ir de la mano permitiendo el doble uso de sus aplicaciones, ya que la globalidad de los mercados donde se desarrollan las mismas y los elevados costes que se requieren, son de imposible acceso sin esta colaboración.

Y estas son precisamente las características de la mayoría de las empresas que forman parte del sector espacial de nuestro país. Sociedades como Hisdesat son un claro exponente de la actividad desarrollada en la última década bajo estos criterios. Desde su creación, hace ya más de 10 años, el crecimiento continuado ha sido una constante y el éxito del modelo de colaboración público-privada ha demostrado ser una apuesta segura de futuro.

Durante los últimos siete años, en los que he permanecido al frente de Hisdesat, nuestra filosofía empresarial siempre ha estado encaminada a alcanzar la excelencia en los programas y contribuir al desarrollo de ambiciosos proyectos que nos situarán a la vanguardia de la industria espacial. Hoy podemos afirmar que la compañía se ha consolidado como un proveedor global de servicios gubernamentales por satélite. Esta estrategia ha estado basada en dos criterios característicos del sector espacial: intensificar la actividad exportadora y diversificar la prestación de servicios a través de la innovación.

En cuanto a la evolución de la actividad exportadora se pone claramente de manifiesto desde el primer cliente que fue el Ministerio de Defensa español en el 2005, como usuario del sistema de comunicaciones por satélite, hasta los actuales contratos de la compañía con los Ministerios de Defensa de otros países, como es el caso de Dinamarca, Bélgica y Noruega, con mención especial a los diversos organismos del Gobierno de EE.UU.

Desde el punto de vista de la diversificación de servicios, durante estos años se han impulsado nuevos programas como el de Observación de la Tierra con el satélite PAZ, el de comunicaciones seguras con el satélite de cooperación hispano-noruega, HisNorSat, y los de información del tráfico marítimo a través del sistema AIS, desarrollado con una joint-venture en Canadá, que están posibilitando la transformación de la compañía en un proveedor de los más avanzados servicios gubernamentales por satélite.

Han sido siete años de crecimiento sostenido y continuado, con unas cifras económicas que alcanzaron en el último ejercicio cerrado de 2011 unos beneficios antes de impuestos de 32 millones de euros con un crecimiento del 95% en los últimos cuatro años y una facturación de casi 61 millones de euros. Esta positiva evolución económica ha permitido unas inversiones acumuladas de 400 millones de euros que reflejan el importante papel de la compañía como impulsor del sector espacial español.

Y todo esto está siendo posible con la implicación de muchas personas e instituciones, tanto nacionales como internacionales, y especialmente por el empuje del sector espacial de nuestro país, en plena transformación y crecimiento.

Tengo plena confianza en la nueva etapa que ahora se inicia en Hisdesat, con una persona a la que conozco bien porque llegamos al Ministerio de Defensa en el mismo período y es un gran profesional para afrontar los retos planteados.

Cierro esta etapa con la satisfacción de haber contribuido al éxito de esta compañía, a situarla en la posición en la que se encuentra y haberla dotado de un modelo profesional de gestión empresarial.



Recomendamos

Lo más visto